BOLIVIA: LA INSURRECCIÓN NACIONAL DE LOS PUEBLOS Y NACIONES DE BOLIVIA CONTRA EL IMPERIALISMO, LA GLOBALIZACIÓN Y EL NEOLIBERALISMO

Publicado: 19 febrero, 2010 en Uncategorized

7. Introducción.
7. 1. El Partido Comunista (marxista-leninista-maoísta),
vanguardia ideológica de los pueblos bolivianos.
7. 2. Los pueblos bolivianos detienen el Neoliberalismo.
7. 3. La Guerra del Agua en Cochabamba. (Abril 2000)
7. 4. El Septiembre Rojo 2000. (Achacachi)
7. 5. El triunfo minero de Huanuni. (Junio 2002)
7. 6. El PARTIDO y la nueva época.
7. 7. Elecciones de 2002. El fenómeno Reyes Villa. Evo Morales.
7. 8. Los conflictos de enero 2003.
7. 9. La problemática de UPEA.
7. 10. Octubre 2003. La Guerra del Gas.
7. 11. La coyuntura política actual: La Constituyente y el Referéndum autonómico.
7. 12. Las llamadas “autonomías” y el plan Imperialista para dividir Bolivia.
7. 13. Las elecciones del 2005 y el triunfo del MAS.
7. 14. Posición del Partido frente al MAS.

xxxxxxxxxxxxxxxxx

INTRODUCCIÓN

El nuevo siglo, como habíamos previsto con mucha anticipación, abría nuevas perspectivas en la lucha mundial de los oprimidos de todos los países. Efectivamente, salíamos muy rápidamente de la derrota histórica del siglo XX; los transfugios, las vendimias y las traiciones quedaban atrás y nuevamente los pueblos del mundo y de Bolivia, comenzaban una nueva marcha hacia el futuro que esta vez, no podrá ser detenida ni siquiera por la fuerza brutal y cavernícola del imperialismo norteamericano que, como sabemos, a partir sobre todo del régimen del IV Reich del genocida George W. Bush, ha declarado la guerra a todos los pueblos del mundo.

Queda pues ratificado que el siglo XXI será necesariamente el siglo del triunfo de la revolución mundial. El capitalismo no podrá sobrevivir de ninguna manera este siglo y será sepultado definitivamente por la lucha de los pueblos del mundo en medio de grandes festejos. Los grandes capitales, las grandes transnacionales que succionan la riqueza y el trabajo y sacrificio de las masas trabajadoras no podrán subsistir al embate de los pueblos que ya está creciendo. La conciencia en torno a las causas de los males mundiales, está siendo claramente identificada no siendo otra que la existencia misma del Modo de Producción Capitalista que desde el capitalismo de libre competencia, pasando por el imperialismo y la globalización, ha llegado a lo que hoy podemos llamar el imperio mundial del mal a cargo de los testaferros de los asesinos mundiales George W. Bush y sus congéneres.

7. 1. EL PC (MLM) VANGUARDIA IDEOLOGICA DE LOS PUEBLOS BOLIVIANOS

Nuestro Partido en Bolivia no ha logrado hasta ahora salir del aislamiento orgánico por la enorme carga ideológica que se ha sembrado contra el marxismo, el leninismo y el maoísmo. Todos los escribas e ideólogos reaccionarios han centrado y centran sus críticas contra la revolución y el socialismo -echan todas las culpas de las desgracias de los pueblos a los revolucionarios que no hemos tenido todavía la oportunidad de mostrar a los verdaderos y únicos enemigos de la humanidad- y desacreditan el socialismo y el comunismo. El solo hecho de levantar las banderas del marxismo resulta siendo todo un heroísmo en las horas negras de la traición y la derrota.

A pesar de todo, tenemos un Partido, pequeño pero muy fuerte ideológicamente, podemos decir, sin temor a equivocarnos que somos invencibles en el terreno ideológico. Hemos derrotado, una y otra vez, a todos los enemigos que se han presentado en foros, debates, conferencias y otros eventos, al extremo que los jerarcas de la economía y la política neoliberal temen enfrentarse con nuestros dirigentes. Las páginas abiertas para todos los tránsfugas en los medios de comunicación, grandes y comerciales están cerradas completamente para nuestros camaradas, precisamente por el temor que sienten de ser ampliamente derrotados en los debates.

Nuestras publicaciones que se difunden en escala no muy grande y podríamos decir mediana, abordan todos los temas con una rigurosidad y una profundidad que no alcanzan otras publicaciones. A mediados del año 2002 hemos iniciado la publicación de “Liberación” en tamaño tabloi con un tiraje de mil ejemplares que ya llegan a todas las regiones del país, como lo explicaremos en su momento. Nuestro mensuario, que a veces se retrasa por razones comprensibles, tiene una muy alta calidad en todos los aspectos.

7. 2. LOS PUEBLOS BOLIVIANOS DETIENEN AL NEOLIBERALISMO

Habíamos señalado en su tiempo que el Tercer Milenio, el siglo XXI, cambiaría de raíz el contenido mismo de las luchas sociales en todo el mundo. Con una gran rigurosidad se ha cumplido plenamente nuestro pronóstico. Apenas comenzado el siglo, el panorama de las luchas políticas revolucionarias han cambiado de tal modo que los pueblos ya no están a la defensiva y han pasado definitivamente a la gran oleada revolucionaria del tercer milenio y del siglo XXI.

La globalización imperialista está en cuestión en todas partes. El repudio popular a la política imperialista es visible en todas las latitudes. Eso no puede ya ser negado. Pasaron definitivamente los tiempos de la retirada, del transfugio, de la traición y la vendimia. Ahora hay un éxodo de las filas reaccionarias hacia la llamada “izquierda” Ese no es precisamente un fenómeno positivo, pues ahora tendremos que utilizar una inteligencia superior para detectar la infiltración de elementos traidores que pueden causar el daño que causaron anteriormente.

Es importante conocer el pasado para no cometer los mismos errores que nos ocasionaron un siglo de retraso en nuestra lucha histórica por el comunismo.

7. 3. LA GUERRA DEL AGUA EN COCHABAMBA.

El primer enfrentamiento con el neoliberalismo tuvo su punto culminante y de quiebre en abril del año 2000 con la famosa y heroica “guerra del agua” en Cochabamba. La empresa privatizadora “Aguas del Tunari” había acordado una elevación irracional y abusiva de las tarifas de agua potable mientras la población sufría una escasez tremenda del líquido elemento. No se podía soportar más. El pueblo y sus capas más humildes salieron a la calle al combate contra las fuerzas llamadas del “orden”. Se inició pues una verdadera y auténtica guerra entre los manifestantes y la policía y el ejército que salió a reprimir las legítimas demandas de romper el contrato con la empresa corrupta y saqueadora.

El grito de guerra de los pobladores y los regantes de los valles cochabambinos era precisamente: ¡Fuera “Aguas del Tunari”!, ¡Abajo la privatización del agua potable! Con estas consignas los combatientes enfrentaron la represión durante varios días. Las fuerzas represivas usaban toda clase de armas incluidas armas de fuego y de guerra. Aparecieron las primeras víctimas. Un joven de 18 años fue abatido por disparos de francotiradores que se ocultaban entre las tropas y las fuerzas policiales. Un canal de televisión logró captar imágenes que mostraban al oficial de ejército, vestido de civil Robinson Iriarte disparando alevosamente contra los manifestantes. Sin embargo nada detenía a los combatientes que ordenadamente avanzaban tomando calles y plazas y haciendo huir a las fuerzas represivas.

La lucha concluyó con el triunfo definitivo de los pobladores de Cochabamba. Habían vencido heroicamente en la famosa guerra del agua. Se había logrado que la empresa privatizadora se retirara del país anulándose el contrato. Por primera vez se daba vuelta a una privatización y se lograba un hueco en la muralla privatizadora.

¡Había comenzado el fin del ciclo neoliberal en Bolivia!

Lamentablemente el Partido marxista-leninista, por su debilidad orgánica en Cochabamba, participó muy débilmente en el movimiento del agua. El hecho de que el principal dirigente de la Coordinadora de El Agua, el c. Oscar Olivera, hubiera sido en el pasado militante de nuestro Partido, habiendo roto sus relaciones con el traidor Zamora, pero que no se incorporó a la reorganización del Partido, confundió a los militantes. Nuestro Comité Regional de Cochabamba sigue atendiendo a varias fracciones independientes que se acercan y alejan del Partido según las circunstancias.

7. 4. EL SEPTIEMBRE ROJO DE ACHACACHI

Surgiendo como consecuencia de la desatención a los requerimientos de las poblaciones campesinas sobre todo aymaras, el campesinado de Omasuyus y particularmente de Achacachi, inició un vigoroso bloqueo de carreteras hacia todo el norte paceño, influyendo de tal modo en la vida nacional que tuvimos la sensación de que temblaban y se resquebrajaban los cimientos mismos del estado oligárquico y reaccionario frente a la formidable insurgencia campesina. Los caminos estaban prácticamente cubiertos por un manto gigantesco de piedras y pedrones y el territorio aymara prácticamente había quedado al margen de la jurisdicción del gobierno central. Nuestro Partido llamó el “septiembre rojo”, esas heroicas jornadas que tuvieron, efectivamente a las masas campesinas como conductoras y al líder Felipe Quispe como su cabeza visible.

“Liberación” nuestra publicación partidaria, tenía los siguientes conceptos sobre el famoso y gran “septiembre rojo 2000″:

“Acabar con el neoliberalismo, Viva el septiembre rojo”.
1. Causas del conflicto.
El pueblo boliviano y las naciones oprimidas sufren la explotación, la opresión y la exclusión más lacerantes. Muy poco o casi nada ha cambiado la situación desde la colonia, en especial para aymaras, quechuas, guaraníes, mojeños y chiriguanos y demás naciones amazónicas y chaqueñas. Junto a estas, los trabajadores de las minas, las fábricas y los servicios, así como los empleados, han sido despojados en los últimos 15 años de conquistas logradas en décadas de luchas sociales y políticas…..

“Las clases dominantes ajenas al sufrimiento y a la miseria más extrema, se regodean con el cumplimiento de las metas macro-económicas fijadas por el FMI y el Banco Mundial. Para ellas y sus gobiernos, todo está muy bien. El crecimiento del PIB es aceptable, la inflación es baja, el déficit fiscal está controlado, existe mucho dinero en la banca y las inversiones extranjeras marcan un récord histórico…

“Los desastrosos resultados de esta política que además se inscribe en la globalización neoliberal que ahoga las débiles economías de los países pobres del tercer y cuarto mundos está exasperando a los pueblos del mundo. En Bolivia, la situación ha llegado a extremos insoportables. El pueblo comienza a levantarse y decir basta a tanta infamia….

“2. El conflicto: las movilizaciones y los bloqueos.

Si bien es cierto que en ningún momento la aplicación del neoliberalismo se hizo sin la resistencia del pueblo y de sus organizaciones, después de la marcha por la vida, encabezada por los trabajadores mineros en 1986 y la marcha de los indígenas del oriente, recién en abril de este año, con la irrupción de un masivo movimiento en Cochabamba, se renueva el cuestionamiento de aspectos esenciales del modelo…..

“El movimiento encabezado y liderizado por los campesinos aymaras, fue secundado por sus hermanos quechuas de Oruro, Potosí y Chuquisaca, por los colonizadores de los Yungas y el Alto Beni, gremiales, transportistas, maestros urbanos y rurales de todo el país y la comunidad universitaria de Siglo XX, la única Universidad Obrera de Bolivia y posiblemente del mundo. Simultáneamente el movimiento de la coordinadora del agua y los campesinos cocaleros del Chapare inició un movimiento un movimiento de bloqueos y movilizaciones en todo el trópico de Cochabamba, en el valle alto y en la propia ciudad….

“El movimiento campesino pese a su corta duración y a las esporádicas apariciones de su principal dirigente en los medios de comunicación controlados -como todos los medios de producción – por las clases dominantes, ha presentado a todo el pueblo un proyecto absolutamente diferente, diametralmente opuesto al que en realidad rige desde la fundación de la república. No se trata ya tan solo de reivindicaciones aisladas, ni siquiera de combatir y derrotar al neoliberalismo -aunque este sea el imprescindible primer paso – sino de cambiar radicalmente la estructuración de un Estado opresor, genocida y excluyente, absolutamente dependiente del imperialismo norteamericano, carente de soberanía y dignidad nacional e instrumento de pequeños grupos y clanes familiares de políticos corruptos y empresarios corruptos, incapaces e ineptos….

“Poco a poco amplios sectores de las laderas paceñas, así como pobladores de barrios periurbanos y populares de toda la ciudad, una visible mayoría de los sectores proletarios aunque silenciosos en unos casos y apoyando con manifestaciones en otros y prácticamente una mayoría abrumadora de la ciudad de El Alto hicieron suya la gigantesca movilización. La intensidad y extensión de los bloqueos, sitiaron prácticamente a todas las ciudades del país, generando un creciente desabastecimiento que amenazaba ya con una hambruna generalizada….

“La desesperación empezó a extenderse. El gobierno, las clases dominantes y las fuerzas políticas más reaccionarias y fascistas pretendieron catalizar esa desesperación para “defender las ciudades contra la “agresión campesina”, esta maniobra fue acogida por conocidos delincuentes y falangistas masacradores del pueblo especialmente en Santa Cruz, que iniciaron una campaña para reunir armas y mercenarios. La “guerra de razas”, tan añorada por corifeos del neoliberalismo y supuestos historiadores y ejecutada a lo largo de la historia por conquistadores, caudillos y dictadores militares, conservadores y liberales retorna a su léxico para involucrar a las clases medias, a pequeños empresarios y a mestizos, para utilizarlos como carne de cañón en defensa de sus privilegios para aislar a los campesinos aymaras y quechuas de sus hermanos de las ciudades, obreros de las fábricas, constructores, gremiales, que en su mayoría son también aymaras y quechuas….

“3.2. Nuestro Partido caracterizó de manera precisa la situación del país y la inminencia de un estallido social. Esto debe reconfortarnos, sin embargo nuestra debilidad sobre todo en la inserción a las masas especialmente campesinas es prácticamente nula. Por otra parte, la formación de cuadros dirigentes sigue siendo otra de nuestras grandes deficiencias….” (1)

El gran septiembre rojo, como decíamos en nuestro artículo, fue un acontecimiento de verdad histórico. Por primera vez un gran movimiento social y nacionalitario coincidía plenamente con la estrategia general de nuestro Partido, es decir la destrucción del actual Estado nacional boliviano y su sustitución por uno estado multinacional socialista y de Nueva Democracia. Por primera vez en la historia nacional, un movimiento social y político cuestionaba directamente el Estado burgués capitalista y dependiente, planteando aunque difusamente “otra cosa”. Nuestro Partido sabe cuál es esta “otra cosa”.

Lamentablemente el movimiento se paralizó con un acuerdo entre los campesinos liderizados por Felipe Quispe y el Gobierno. Se acordaron 50 puntos, algunos de ellos muy importantes. El resultado final de la lucha tuvo un sabor de victoria aunque naturalmente no podía ser total y principalmente por la actitud vacilante y cada vez más timorata de su líder principal. Es muy importante señalar que Felipe Quispe tuvo la oportunidad en septiembre 2000 de constituirse en el líder real e incuestionable no sólo de la oposición radical, sino de todos los pueblos bolivianos y las clases oprimidas, sin embargo una conducta atrabiliaria, asesorías muy dudosas entre ellas las del conocido provocador Alvaro García Linera, hicieron que ese momento tan favorable para el robustecimiento del liderazgo nacional de Quispe se debilitara poco a poco hasta prácticamente desaparecer.

De todos modos y al margen de cualquier crítica o defecto en el movimiento, el septiembre rojo queda como un hito histórico victorioso de las clases y naciones oprimidas de Bolivia contra sus opresores nacionales y extranjeros.

«Liberación» No. 33, celebra el primero de mayo 2001, planteando, por primera vez, la construcción del Estado Multinacional de Nueva Democracia.

7. 5. EL TRIUNFO DE LOS MINEROS DE HUANUNI.

Los mineros revolucionarios de la mina de Huanuni logran expulsar a una transnacional minera y que la empresa minera nacional sea nuevamente incorporada a la vieja COMIBOL. De todos modos el triunfo de los mineros constituye un paso más en la derrota definitiva del neoliberalismo en el país.

«Liberación» celebra la lucha de los trabajadores mineros de Huanuni que reclaman:

«Un fondo de reactivación minera, ser incluidos en el diálogo nacional, contar con un seguro de salud, aplicación de una tarifa eléctrica plana, revisión de normas de impuestos para el sector minero y fundamentalmente el retiro de la Empresa Alliend Dells de la mina Huanuni,….» (2)

El último objetivo que lograría poniendo nuevamente a los mineros en el frente de la lucha antineoliberal en el sentido de recuperar las riquezas y las empresas para el dominio del Estado.

7. 6. EL PARTIDO Y LA NUEVA EPOCA DE LIBERACION

En marzo de 2002, apareció el primer número de «Liberación» en tamaño tabloi con el título de “Basta de corruptos vendepatrias” y una foto de Sánchez Lozada y Jaime Paz Zamora, como presagiando que esta pareja de politiqueros reaccionarios serían los nuevos mandamases después de las elecciones nacionales de junio de 2002. Además este No. 35 de Liberación traía un artículo sobre la crisis argentina y el apoyo de nuestro Partido a la lucha heroica de los oprimidos en ese país. Este número también trae el análisis del comienzo de la lucha de los mineros y población de Huanuni para conseguir la expulsión de los capitalizadores de la empresa minera y su retorno a manos del estado, como una reivindicación que frena la avalancha capitalizadora y privatista.

Este número trató el problema pre-electoral vaticinando un “triunfo” pírrico del Goni Sánchez y presentando las alternativas del MNR y del MIR como equivalentes y ambas enemigas del pueblo. El resultado electoral nos dio la razón.

Por otra parte, efectivamente nos equivocamos en cuanto a la apreciación que tuvimos en cuanto al crecimiento del MAS (Movimiento Al Socialismo) de Evo Morales que efectivamente alcanzó votaciones que nunca supusimos.

Los números siguientes de Liberación trataron los problemas relativos a las movilizaciones de los diversos sectores.

«Liberación» de mayo de 2002, No. 36, llama a la población y a los revolucionarios abstenerse o votar nulo o pifiado frente el fraude montado por el movimientismo corrupto.

7. 7. ELECCIONES NACIONALES DE 2002.

Se realizaron las elecciones generales el 30 de junio de 2002. Los resultados completamente sorpresivos mostraron a la opción derechista del MNR como ganadora de la contienda. El MNR de Sánchez Lozada, logró aventajar pero muy estrechamente tanto a Reyes Villa de la Nueva Fuerza Republicana, cuanto al Movimiento al Socialismo de Evo Morales. Como siempre la abstención electoral bordeó el 35 %. Mientras los dos partidos de derecha obtenían más o menos un 20% cada uno.

Lo importante de estas elecciones es indudablemente la presencia y actuación del Movimiento Al Socialismo del cocalero Evo Morales (MAS) que sorprendió a todos logrando un segundo lugar muy cercano al primero. El panorama político variaba fundamentalmente con la presencia de un Partido campesino de origen cocalero que lograba superar el 20% de los votos nacionales. Por otra parte estas elecciones habían enterrado para siempre a algunas formaciones de derecha y algunas de «izquierda».

Lo más indignante es que, no obstante que ya vivimos el eclipse del modelo neoliberal, se ha elegido aunque sea fraudulentamente al principal representante del neoliberalismo en el país: El Sr. Gonzalo Sánchez Lozada. Nuestras predicciones no resultaron correctas en este terreno, pues estábamos seguros que Sánchez Lozada sería derrotado y no alcanzaría la mayoría relativa. Es cierto que la «victoria» emenerrista fue fraudulenta y es éste el único argumento que justifica nuestra posición, la «victoria» aunque sea pírrica del MNR, hace variar toda la estrategia del movimiento popular que esperaba una derrota categórica de todas las opciones neoliberales. La batalla, entonces, volverá fundamentalmente a las calles (aunque nunca salió de ellas), mientras el apoyo parlamentario no será decisivo, sino solamente coadyuvante.

El pronóstico que tenemos es que el MAS de Evo Morales no es un partido organizado, ni siquiera un movimiento con algún tipo de organicidad, se trata de un conglomerado amorfo de fuerzas muy dispersas y de una gama muy confusa de grupos y grupículos con intereses muy diferentes. Cada día que pasa se nota la falta de organicidad en el MAS. Su máximo líder no es precisamente un conductor político con capacidad teórica. Evo Morales no pasa de ser un líder local cocalero que ha demostrado mucha capacidad y valor civil en ese ámbito, sin embargo esas cualidades no son suficientes para alguien que se ha colocado a la cabeza del enorme movimiento popular que se opone al neoliberalismo y a la globalización capitalista e imperialista. «Liberación» 37 de junio 2002, insiste en la necesidad de votar nulo o pifiado.

Instalado nuevamente en el gobierno el gonismo corrupto y genocida, pretendía continuar su programa general de privatizaciones y al mismo tiempo remachar e institucionalizar todos los grandes fraudes de la capitalización. En junio de 2002, «Liberación» llama clamorosamente a derrocar al gonismo vende-patria con grandes movilizaciones populares.

En realidad comienza la larga guerra del gas cuando se denuncia el plan de regalar nuestro gas natural a las grandes transnacionales y exportar a precio de gallina muerta nuestro gas, a demás por puertos chilenos beneficiando de este modo al empobrecido norte chileno. El trabajo de investigación en este terreno es asumido por el c. Alberto que publica el libro “El Gas NO se regala”, de la editorial Liberación que constituye una investigación a fondo del problema general de los hidrocarburos. La síntesis periodística del libro aparece en el número 39 de «Liberación». Y una segunda parte en el número 40.

7. 8. EL CONFLICTO POLITICO-SOCIAL DE ENERO-FEBRERO DE 2003.

Después de seis meses de infructuosas conversaciones entre el Presidente Sánchez Lozada y los sectores sociales, se hace evidente que el ejecutivo únicamente busca ganar tiempo y desconcertar con sus maniobras dilatorias a todos y cada uno de dichos sectores.

Naturalmente, después del diálogo inútil, se vino el conflicto en toda su magnitud. Comenzaron los violentos bloqueos de caminos sobre todo en la carretera Cochabamba-Santa Cruz en toda la zona del Chapare cochabambino. Igualmente otros sectores campesinos, urbanos como maestros y estudiantes universitarios principalmente de El Alto, se manifestaron exigiendo cada uno sus reivindicaciones más sentidas.

«Liberación» demostrando una perspicacia y casi como premonición, titula su número 41 del siguiente modo: ¡¡2003, año de grandes batallas”. No nos equivocamos y precisamente en este año se libran esas grandes batallas que pasamos a analizar brevemente por su importancia nacional y para la historia de nuestro Partido que a pesar de su pequeñez orgánica tuvo especial participación en las mismas. La rebelión desarmada del 12 y 13 de febrero, las batallas universitarias de El Alto por su autonomía y la Gran Insurrección de Octubre que cambiaría totalmente este país.

7. 9. LA REBELION DESARMADA. 12 Y 13 DE FEBRERO-2003.

Llegarían pues los dramáticos y revolucionarios acontecimientos del 12 y 13 de febrero cuando el desgobierno gonista, en la forma más cínica y atrevida intentó imponer un infame impuesto a los salarios magros de los trabajadores bolivianos. La primera reacción provino de los mandos inferiores y bases de la Policía Nacional. Increíblemente, esta vez, los policías bolivianos elevaban su voz de protesta ante el atropello mayúsculo del gobierno anti-nacional.

El motín policial tuvo la virtud de despertar de su letargo las luchas populares como una continuación del ya constatado repunte de esas luchas.

Estudiantes de los colegios Ayacucho y Segundo Guzmán, al comprobar que no existía guardia policial ni militar en la plaza Murillo, proceden en forma completamente improvisada y espontánea a apedrear con furia el Palacio Quemado, cuyos ocupantes pensando en una asonada popular, huyen despavoridos abandonando el edificio que queda a merced de cualquier ocupación en vista de que los jóvenes simplemente después de su travesura se replegaron alegremente.

Sánchez Lozada huyó de Palacio en una ambulancia temeroso de ser agredido y atacado por la muchedumbre en el camino y se refugió en el Gran Cuartel de Miraflores. Se dice que habría redactado su renuncia en vista de la gravedad de la situación. Inmediatamente se dirigió a la embajada norteamericana a pedir asilo político. Sin embargo en dicha embajada seguramente el embajador Greenlee le puso al tanto de la situación y ofreciéndole todo su apoyo le aconsejó dar una conferencia de prensa y volver a ejercer el mando de la nación mientras se disponía el despliegue de los efectivos especiales y paramilitares y francotiradores al mando de la propia embajada americana que junto a unidades del ejército se dispusieron a «retomar» el Palacio presuntamente tomados por los grupos «rebeldes».

Así comenzó una extraña batalla entre efectivos que no sabían contra quién combatían o a quién apoyaban. Tanto el ejército cuanto la policía disparaban en medio de una total confusión. En cambio los francotiradores del GAI (Grupos de Acción Inmediata) de la Policía pagados por Estados Unidos sí sabían contra quién disparaban, lo hacían contra el pueblo que observaba cautelosamente en las esquinas con inmensas ganas de protagonizar una epopeya más de las tantas que logró en la historia: una gran insurrección popular revolucionaria. Los francotiradores del GAI y del GRIE, bien posicionados en las altas azoteas de los edificios del centro disparaban cual asesinos a mansalva contra la multitud ocasionando bajas enormes en muertos y heridos.

Las jornadas fueron heroicas, las masas populares desarmadas intentaban acercarse al centro de la ciudad pero eran repelidas por fuego de las fuerzas especiales y sobre todo de los francotiradores que sobre todo defendían el Palacio de Gobierno tratando de hacer las mayores bajas en la multitud desarmada.

Nuestro periódico «Liberación», No. 42 de abril 03, relata así los acontecimientos:

«LA GRAN REBELION DESARMADA
Miércoles y Jueves rojos.

Por fin se han manifestado del modo más claro el repudio y la resistencia del pueblo boliviano al Gobierno gonista del MNR, al modelo económico neoliberal y finalmente a la economía capitalista y al imperialismo.

Cuando Goni Sánchez Lozada pensaba que podía nomás sembrar “nabos en las espaldas” del pueblo boliviano, se encontró con que la rebelión popular puede tardar a veces largos períodos, pero llega necesaria e irremisiblemente. Como habían logrado domesticar a políticos, periodistas, líderes locales, sindicatos y otros estructuras, pensaron los movimientistas que podían aplicar mecánicamente todas las órdenes del FMI y del BM, imponiendo nuevos gravámenes al pueblo para seguir financiando el auge de las transnacionales y la vida regalada de sus sirvientes bolivianos.

No contaron con que existe un pueblo valeroso, pero que su valentía tarda un poco en llegar, pero cuando se llena el vaso de la paciencia, se desborda y puede asumir expresiones realmente violentas. De nada valen los argumentos contra los “vándalos”, contra los “extremistas”, etc. Se trata claramente de una reacción legítima, digna y valiente de un pueblo oprimido que ha decidido cambiar la situación y si se le impiden transitar los caminos pacíficos y “democráticos” tomará el camino de la rebelión, pese a quien pese.

La causa primera de la rebelión desarmada, fue, como se sabe, el proyecto de Presupuesto General de la Nación (PGN) presentado por Goni al parlamento para su aprobación mecánica aplicando el famoso impuesto al salario de la clase media baja. La resistencia era verbal y sorda y parecía que todo iba a ser finalmente impuesto por la fuerza del rodillo y la demagogia de los medios. Súbitamente surgió la Policía que recibiría el famoso “impuestazo” como trabajadores que pertenecen a esa clase media baja. El motín policial obtuvo inmediatamente el apoyo solidario y entusiasta de toda la población que, por primera vez, podía luchar sin tener que enfrentar a las fuerzas represivas policiales.

En medio motín aparecen los aguerridos estudiantes del Colegio Ayacucho que, expresando su enorme frustración y su resentimiento de siempre contra los gobiernos anti-nacionales, encontraron la oportunidad de mostrar contundentemente su descontento, pues su objetivo primario era manifestar su oposición a algunas disposiciones administrativas referentes a sus directores y autoridades. El apedreamiento del Palacio no puede ser el velo que oculte las verdaderas implicancias del fenómeno de la crisis generalizada. No se puede, pues, echar la culpa a los jóvenes estudiantes de provocar la violencia brutal de las fuerzas represivas que siempre han atentado contra el pueblo. Rechazamos pues firmemente el calificativo y el ataque de la reacción contra una juventud revolucionaria que participará, no nos cabe duda, en las luchas que se acercan para acabar con el régimen movimientista y su modelo económico a mediano plazo.

Sigue el enfrentamiento armado entre policías apostados en el edificio del GES y las Fuerzas Armadas que son llamadas diligentemente a “defender” el Palacio de Gobierno. Es casi seguro que de no intervenir las fuerzas que analizaremos en el párrafo siguiente, el enfrentamiento entre policías y militares no hubiera pasado a mayores y tal vez simplemente se hubiera tratado de una gran profusión de gases lacrimógenos. Entonces, ¿cuál fue el verdadero detonante de la masacre?

Ahora sabemos a ciencia cierta que “alguien” llamó a una fuerza que por lo menos nosotros no conocíamos y que existe, precisamente, para defender a sangre y fuego, a los gobernantes y sobre todo a los representantes directos del Imperialismo y finalmente el sistema de dominación existente. Se trata del Grupo de Acción Inmediata (GAI) que según la prensa depende directamente del financiamiento de la Embajada de los Estados Unidos, su entrenamiento está a cargo de los yanquis y tiene como objetivo “actuar en operaciones de alto riesgo”. El GAI responde formalmente al mando del Presidente de la República pero en realidad, como no puede ser de otra manera, depende de quien lo financia, en última instancia es una fuerza del imperialismo para reprimir al pueblo directamente por mandato del embajador. El GAI es por consiguiente una fuerza ilegal, clandestina y criminal que debe ser investigada por el Parlamento.

Nadie sabe quién llamó al GAI, dice la prensa. Nosotros sabemos, por lógica, que las órdenes las dio pues su amo: el embajador yanqui que recibió como “asilado” a Sánchez Lozada el mismo que había huido del modo más vergonzoso del Palacio en una ambulancia y por la puerta trasera como ladrón. (Recordar el 21 de julio de 1946 y la fuga cobarde de los movimientistas acosados por el pueblo enfurecido). El GAI supuso que el Palacio había sido tomado por fuerzas “enemigas”, por eso se ordenó disparar contra el edificio, pero esas fuerzas “enemigas” eran los muchachos del Ayacucho. ¡Viva el potente Ayacucho!, que por otra parte ya se habían retirado después de su singular batalla triunfante.

Sabemos que también existe otra fuerza oculta e ilegal, también clandestina, que atenta gravemente contra la vida y seguridad de los bolivianos y que se encuentra a las órdenes de autoridades extranjeras. Se trata del Grupo de Reacción Inmediata del Ejército (GRIE) que con seguridad chocó por confusión con el GAI, cuando su “misión” es asesinar al pueblo.

La gran batalla, entonces, se dio entre fuerzas represivas que habían perdido su cohesión y que estaban completamente desorientadas. No tenían otro camino que disparar desesperadamente contra el pueblo que observaba desarmado la batalla. Así se explica que oficiales del Ejército disparando del modo más atrabiliario y asesino contra la gente inerme.

Los francotiradores, entonces, son miembros del GAI, enviados por el embajador yanqui por mandato conjunto del diplomático y su asilado el Sr. Sánchez Lozada alojado en una las suites exclusivas del edificio de la avenida Arce. Nosotros no necesitamos hacer investigación alguna, todo está completamente claro, incluido el cuento ridículo del golpe de Estado inventado por Pérez Iribarne.

El resultado es conocido, 33 muertos por proyectiles de balas de guerra disparados por los yanquis contra el pueblo. Casi 200 heridos de gravedad por la munición de guerra.

Detrás de la tragedia, un triunfo memorable, el cobarde politiquero asilado, después de constatar que su miserable vida no corría peligro, salió de su escondite para anunciar temblando de miedo que retiraba el proyecto de Presupuesto de la nación, llamando a la paz, al diálogo y al apaciguamiento.

También tenemos otros resultados importantes. Con el precio altísimo de 33 vidas de jóvenes el pueblo boliviano logró debilitar totalmente al régimen, quitarle legitimidad, robarle credibilidad y finalmente arrebatarle la poca autoridad que todavía ostentaba.

Constatamos pues, una victoria más del pueblo contra el neoliberalismo. Primero fue la “guerra del Agua” de Cochabamba, después el “Septiembre rojo” de Omasuyos, después la victoria los mineros de Huanuni al expulsar una transnacional, luego el rechazo de la subida del dólar y ahora la grande victoria de doblar el brazo del régimen genocida en su intento inmoral de meter las inmundas manos de los corruptos a los bolsillos de los bolivianos.

Debemos constatar, por otro lado, que solamente la lucha revolucionaria de los pueblos y naciones bolivianas pueden derrotar a sus enemigos internos y externos. La lucha revolucionaria significa que son válidas todas las formas que inventa y crea el pueblo y que pueden aparecer aliados imprevistos en nuestra singular y sagrada lucha de liberación social y nacional.

¡¡Viva la rebelión desarmada triunfante de febrero 2003!!» (3)

7. 10. EL PROBLEMA DE LA UNIVERSIDAD PUBLICA DE EL ALTO

Del mismo modo, la problemática universitaria en El Alto vuelve, con fuerza, a ocupar un lugar preponderante en las luchas sociales en nuestro país. Esta vez se trata de la Universidad Pública más joven del país que ha tenido la mala suerte de iniciar su vida en medio de la impostura, de la traición y de otras maniobras de parte de los gobierno de turno. La llamada UPEA se ha caracterizado por ser una Universidad muy combativa, pero que, como una Universidad sin autonomía, no puede incorporarse al sistema nacional autónomo aunque se ha avanzado grandemente en la obtención de esa condición indispensable.

El estudiantado universitario alteño participa en estas luchas hasta la final de octubre y con sus movilizaciones casi diarias desde marzo hasta octubre tiene la virtud de encender vigorosamente la llama de la resistencia popular contra el gobierno y en torno a las principales demandas del pueblo: Industrialización del gas. No exportación por Chile, Asamblea Nacional Constituyente y nueva Ley de Hidrocarburos. Además el movimiento universitario planteaba el desconocimiento de un rector espúreo y el reconocimiento de las autoridades elegidas democráticamente en un Claustro Universitario y finalmente una Ley inmediata que declare su autonomía plena. El problema universitario alteño es ampliamente descrito en el número 42 de «Liberación»

7. 11. LA VICTORIA SIN PRECEDENTES DE OCTUBRE ROJO.

En agosto 2003 nuestro Partido dedica su especial atención al Congreso Nacional de la COB que derrota definitivamente al sindicalismo amarillo, eligiendo una COB revolucionaria («Liberación» No. 43). Sin embargo, son los heroicos levantamientos de Octubre-2003, los que determinan la caída definitiva del gonismo. Los pobladores alteños, los estudiantes de la UPEA, los campesinos aymaras, la clase media empobrecida se levantan como un solo hombre desde los últimos días de septiembre y primeros de octubre, derrotando militarmente no obstante estar desarmados, al gobierno genocida de Sánchez Lozada. Nuestro periódico «Liberación» en su número 44, explica así la gran batalla victoriosa que derroca e Goñi:

«LA MASACRE DE “EL ALTO”

Para nadie ya es un secreto que el Gobierno genocida de Sánchez Lozada está viviendo sus últimos momentos. Es prácticamente un Gobierno moribundo que antes de caer piensa ocasionar todo el daño posible al movimiento popular y principalmente al movimiento campesino, comunitario y al pueblo alteño que ha sentido directamente las consecuencias de una política económica francamente criminal y genocida. Las últimas semanas se han caracterizado por un enfrentamiento cada día más violento y radical en la medida que las medidas antigubiernistas se radicalizaban al tiempo que el régimen no se daba por enterado de la gravedad de la situación. En efecto, solamente una clase política miope o ciega puede ignorar y pasar por alto la enorme insatisfacción, el rencor y el encono que demuestran los sectores oprimidos de la población boliviana, sobre todo en la zona occidental y particularmente en la ciudad de El Alto.

Por otra parte, y esto puede ser fundamental, poco a poco se ha ido interiorizando el criterio de que la causa profunda de la crisis galopante es responsabilidad de un gobierno satisfecho y de una clase dominante insensible. De este modo se fueron acumulando las fuerzas opositoras y las fuerzas sociales en el sentido de fortalecer algunas instituciones, incluso tradicionales, pero que pueden, en las actuales condiciones, servir para la unidad de todo el movimiento. Es así que la Central Obrera Boliviana que por muchos años había sido totalmente mediatizada y relegada al olvido por la corrupción y la vendimia de sus dirigentes al Gobierno de turno, consiguió retomar el camino correcto de la defensa de los intereses supremos del proletariado y las clases oprimidas. La COB, revitalizada en el XIII Congreso Nacional, eligió una dirección revolucionaria derrotando por completo al divisionismo sindical propiciado por el gobierno.

Por otro lado el movimiento campesino, comunitario, cocalero y nacionalitario, después de los errores del año 2000 cuando perdió una inmejorable situación, se repone y vuelve a jugar papel protagónico en la coyuntura presente. A la cabeza del campesinado comunitario de la Provincia Omasuyus y su capital Achacachi, los comunarios se desplazan a la ciudad de El Alto y en las instalaciones de Radio San Gabriel, inician una huelga de hambre subversiva que exige cambios drásticos en la política del Gobierno, así como la no venta de gas a Chile y otras reivindicaciones nacionales. El movimiento tiene sus causas inmediatas en la infame y despiadada masacre de Warisata, donde la población inerme es masacrada por el Ejército provocando víctimas fatales y heridos en grandes cantidades. Se cuenta el asesinato de una menor de 8 años alcanzada por el fuego indiscriminado de la soldadesca asesina. Por ello el movimiento comunario comienza a crecer y el bloqueo nacional de caminos, inicialmente restringido a la zona norte del Altiplano se va extendiendo a otras regiones como Yungas.

La reunión-huelga de Radio San Gabriel juega un papel importante porque allí están reunidos todos los dirigentes campesinos del departamento paceño y de extracción aymara. Se levanta en realidad, una dirección colectiva aymara, lejos ya del caudillismo de determinados líderes. Ocurre pues un vuelco sensacional en la conducción de un conflicto. El movimiento aymara ha ideado, en base a sus experiencias propias, resoluciones comunitarios locales, una metodología nueva que consiste en tomar decisiones por amplio consenso, pero también sobre la marcha, pues se encuentran reunidos y no tiene necesidad de comunicaciones a la distancia que diluyen cualquier acuerdo. Se trata pues de un Consejo Revolucionario Aymara que sesiona permanentemente y toma resoluciones inmediatas. Hasta ahora el Consejo se ha negado a «dialogar» con el Gobierno porque sabe que una dispersión del conflicto y una disolución de la reunión puede conducir a la derrota y teniendo en cuenta que los «acuerdos» con el Gobierno no pueden ser papeles mojados en el futuro y deben cumplirse inmediatamente. Seguramente en un futuro «San Gabriel», con la conducción del Mallku, Felipe Quispe, tomará el camino del diálogo con el Gobierno pero con la condición de no desarticular el movimiento.

Por otra parte, entra en escena la población alteña, el pueblo alteño también de origen preponderantemente aymara. La prolongación del conflicto y la dictación de un Paro Cívico general de la ciudad, constituyen la mecha que enciende la pradera que se encuentra completamente seca. Ya no solamente se trata de paralizar la ciudad, se trata de conseguir la caída del gobierno, la renuncia de Sánchez que responde como es su costumbre, con la masacre. Hoy 12 de octubre, los combates callejeros se han convertido en una verdadera guerra popular. Las wiphalas (banderas del amanecer) con un crespón negro en homenaje a los caídos de ayer y de esta mañana, inundan la ciudad. Las víctimas ya no pueden ser ocultadas ni las causas escamoteadas: en una palabra, el Ejército está utilizando armas de guerra y los heridos y muertos suman decenas. Una nueva masacre esta vez resistida heroicamente por los pobladores alteños se está realizando ante nuestros ojos.

La dirección política del movimiento ha desaparecido y todo se mueve espontáneamente, no parece que pueda existir un cambio en ese sentido. Los pedidos de diálogo no tienen respaldo porque nadie puede garantizar un acatamiento del alto al fuego por parte de la población sublevada.

El bloqueo de las cisternas de gasolina que pretendían atender las necesidades de la ciudad de La Paz, ha ocasionado la furia de las autoridades que han ordenado que el Ejército abra camino desde el Alto aún a costa de disparar directamente contra los bloqueadores.

Para mañana 13 de octubre, se espera o la reanudación de los combates o una tregua que permita un cierto tipo de diálogo.

De todas maneras, así Sánchez imponga a sangre y fuego sus condiciones para permanecer en el poder, sus planes gasíferos están destruidos, así como todas sus medidas inmediatas que no podrán ser implementadas de ninguna manera. El movimiento aún con grandes pérdidas humanas, ya ha conseguido triunfos morales muy grandes: el gobierno debe saber que no es un chiste aquello de que, para imponer medidas impopulares, tendrá que pasar sobre ríos de sangre……» (4)

El valeroso levantamiento de octubre tiene su culminación el día 17 cuando una gigantesca manifestación de más de 300 000 campesinos, obreros, estudiantes, clase media y profesionales, obligan al genocida a abandonar el país vergonzosamente en un helicóptero que lo recoge del Colegio Militar de Irpavi en medio de la furia y la indignación de una enorme multitud congregada en el centro de la ciudad.

La singular batalla sin embargo dejó casi un centenar de muertos y más de 500 heridos como consecuencia de las agresiones militares a los ciudadanos desarmados que exigían la renuncia de Sánchez, en primer lugar y además una Ley de Hidrocarburos que recupere la soberanía del Estado, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente y un Juicio de responsabilidades contra el delincuente mayor por que el genocida ordenó al Ejecito y la Policía a usar armas de guerra, fusiles automáticos, ametralladoras, tanques de guerra, helicópteros fletados a los Estados Unidos. Pero la batalla fue ganada. El heroísmo de una ciudad y de una nación como la aymara quedarán gravadas en la memoria del los pueblos de Bolivia indeleblemente.

A finales del 2003, el c. Jorge publica el libro “El desafío de las naciones” que trata sistemáticamente el problema nacional o nacionalitario que a partir del 2003 adquiere una importancia fundamental para el futuro de todo el proceso revolucionario. Por ser un material importante lo destacamos en la historia del Partido.

Por su parte el c. Jesús, publica un testimonio importante de la historia política del país y del Partido: “Fuga de la cárcel verde”, un relato del episodio de la evasión de los prisioneros residenciados en la región selvática de Alto Madidi en el gobierno militar-fascista de Bánzer Suárez. Esta espectacular fuga se produjo con la captura del avión que llevaba provisiones para los prisioneros el cual fue secuestrado, conduciendo a los prisioneros hasta el territorio peruano desde donde lograron asilo político en el Chile de Allende.

7. 12. EL VICTORIOSO II° CONGRESO NACIONAL DEL PARTIDO. (Lib. 45. Abril 2004)

Después de una labor incansable de la dirección marxista-leninista, se convoca y realiza el Segundo Congreso Nacional del Partido (Nueva Epoca), en la ciudad de Cochabamba en abril del año 2004.

Con la asistencia de cerca de una centena de camaradas representantes de varios comités regionales, el Congreso discutió como primer punto la Tesis Política que había sido elaborada en la Tercera Conferencia Nacional. El documento aprobado con carácter formal, determina una línea política muy clara que plantea la destrucción del Estado capitalista dependiente en Bolivia y la constitución de un Estado Multinacional de Nueva Democracia. La Tesis Política contiene un capítulo de política internacional que muestra la situación actual de movimiento revolucionario del mundo que se revitaliza en el siglo XXI después de las derrotas históricas de fines del siglo XX.

Después la Tesis actualiza en el plano nacional el texto aprobado en la Tercera Conferencia Nacional.

El Congreso que lo calificamos como victorioso elige un Comité Central de 20 miembros que tiene como misión levantar orgánicamente al Partido en todo el territorio nacional. El nuevo Comité Central tiene representación de los comités regionales de La Paz, Oruro, Cochabamba, Santa Cruz, Potosí y Sucre.

7. 13. EL REFERENDUM SOBRE EL GAS Y LA POSICIÓN DEL PARTIDO. (Lib. 46. Julio 2004).

En Julio de 2004 el Presidente interino Carlos Mesa, como quién cumple con sus compromisos con el levantamiento de octubre 2003, convoca a un Referéndum nacional sobre el gas. Este Referéndum constituye la farsa y la impostura más grande de todos los tiempos pues en lugar de preguntar si el pueblo boliviano quería la nacionalización de los hidrocarburos, aprueba un cuestionario confuso y manipulador que lo único que consigue es desorientar completamente al pueblo y en lugar de resolver el problema del gas, lo complica absolutamente.

Nuestro Partido instruyó que sobre la papeleta de sufragio se escribiera en rasgos grandes la palabra NACIONALIZACION. Esta proposición fue aprobada incluso en una gran reunión propiciada por el Comité Ejecutivo de la Central Obrera Boliviana. Sin embargo dicho planteamiento no fue llevado a la práctica y se confundió al electorado que bien pudo expresarse claramente por la nacionalización. Se prefirió proclamar una absurda abstención o la ridícula quema de ánforas que no se materializó ni siquiera en la ciudad de El Alto, pues la ciudadanía quería expresarse sobre la cuestión del gas.

Mesa Quisbert, se proclamó ganador del Referéndum e imprimió una conducta dual y traidora en cuanto a los contratos con las multinacionales distrayendo al pueblo con respecto a la nacionalización.

7. 14. EL COMITEISMO EN SANTA CRUZ Y LA DIVISION DE BOLIVIA.
UN PLAN IMPERIALISTA CONTRA BOLIVIA. «Liberación» extra.

Nuestro Partido denunció en la forma que corresponde, el gran peligro que se cernía y se cierne sobre la existencia misma de nuestro país por la acción divisionista, secesionista y balcanizadota del Comiteísmo radicado en Santa Cruz que ocultando hábilmente sus verdaderas intenciones, levanta banderas como las de las autonomías que en realidad son banderas de balcanización. Una publicación extra del Partido denuncia el complot que llevan adelante, las cinco fuerzas reaccionarias: a) El imperialismo yanqui y su jerarca demoniaco Bush; b) el expansionismo chileno ávido de conquistar el occidente boliviano; c) el comiteísmo cruceño que origen croata fascista; d) las transnacionales petroleras que suministran los recursos económicos del complot y finalmente e) el MNR derrotado en octubre bajo las consignas del asilado en Estados Unidos.

7. 15. LA CAIDA DE CARLOS MESA Y EL GOBIERNO DE TRANSICIÓN.

Como consecuencia de las imposturas y los engaños que implementaba Carlos Mesa que, contrariamente a sus promesas y juramentos de El Alto y la Plaza San Francisco, seguía una política de manipulación en combinación tácita con la reacción cruceña, se vuelve a producir la intervención revolucionaria del pueblo que lo obligará finalmente a renunciar.

Frente a las aspiraciones legítimas de los pueblos bolivianos de oriente y occidente, del norte y del sur, de nacionalizar o estatizar las riquezas naturales, se levanta, como decíamos en Santa Cruz, la bandera desteñida de las llamadas autonomías. Nuestro periódico Liberación, en su número XX, dilucida claramente este problema sosteniendo que las autonomías corresponden a las nacionalidades del país y eventualmente a las regiones, pero que los departamentos actuales son divisiones arbitrarias del territorio nacional que derivan de la Colonia y que, por lo tanto, dicho concepto debe ser tratado y resuelto por la próxima Asamblea Nacional Constituyente y de ninguna manera se puede introducir una modificación de fondo en la C.P.E., por simples resoluciones o decretos incluso leyes.

Todas estas contradicciones y el pretexto esgrimido por el comiteísmo reaccionario asentado en Santa Cruz, llevó al país nuevamente al borde de una confrontación. En junio de 2005, se produjo por fin la renuncia irrevocable de Carlos Mesa planteándose la sucesión constitucional. El Congreso Nacional dominado, como sabemos por una mayoría neoliberal, pretendía posesionar como Presidente interino a Hormando Vaca Diez, presidente del Senado Nacional. Los movimientos sociales se oponían radicalmente a dicho nombramiento que formalmente era constitucional pero que era rechazado frontalmente por la ciudadanía. Para lograr sus objetivos, Vaca Diez convocó al Congreso en la ciudad de Sucre en el entendido de que en la capital podría fácilmente con su mayoría mecánica acceder a la primera magistratura de la república, ya que según su idea no existían condiciones en La Paz para sesionar tranquilamente. Mineros cooperativistas de Potosí y otros trabajadores se constituyeron en Sucre en grandes manifestaciones exigiendo la renuncia tanto de Vaca Diez y del presidente de Diputados Mario Cossío. Fue necesaria una nueva batalla social para conseguir esas renuncias y finalmente la designación del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Dr. Eduardo Rodríguez Veltzé como Presidente interino con la misión exclusiva de convocar a elecciones nacionales dentro de los 180 días de la convocatoria.

Una vez lanzada la convocatoria a elecciones generales, vuelve el comiteísmo cruceño a poner piedras en el camino para hacer imposibles dichas elecciones, en virtud del avance vertiginoso de la candidatura de Evo Morales y el MAS. Ante la eventualidad del triunfo electoral del candidato cocalero, la reacción plantea una nueva redistribución de los escaños parlamentarios consiguiendo una sentencia constitucional que reconoce como constitucional el pedido no obstante que, habiéndose ya convocado a elecciones, dicho recurso era absolutamente extemporáneo.

Como se sabe el Tribunal Constitucional está constituido por abogados elegidos por la mayoría congresal del MNR que encuentra la oportunidad de sabotear las elecciones generales donde el MNR no llega a los dos puntos porcentuales. Goni Sánchez desde Estados Unidos siguió manipulando con su mayoría electoral y ha consiguió crear una nueva situación caótica y peligrosa donde se incubó la continuación del ya conocido complot contra Bolivia.

7. 16. LAS ELECCIONES DE 2005 Y LA VICTORIA ELECTORAL DEL MAS.

El período electoral nuevo avanzó vertiginosamente y se hicieron visibles las posibilidades del triunfo de Evo Morales en las mismas. Nuestro Partido comprendiendo que, para hacer posible la continuidad del proceso francamente revolucionario de octubre 2003, era importante e imprescindible que la Presidencia de la República no sea nuevamente ocupada por un representante del neoliberalismo cual era el señor Jorge “Tuto” Quiroga; había que apoyar políticamente al MAS de Evo Morales y en un esfuerzo unitario se llega a la suscripción de un documento de alianza con el MAS y varios otros agrupamientos políticos de izquierda. Esta alianza es fundamentalmente política, pero indudablemente tiene también carácter electoral.

Nuestro Partido ha sido, es y seguirá siendo un Partido revolucionario que comprende que los grandes y fundamentales problemas del pueblo boliviano y de todos los pueblos, no pueden ser resueltos sin pasar por una amplia lucha armada con las características de la guerra popular prolongada. En nuestro país se van dando claramente las condiciones de un enfrentamiento decisivo entre la reacción aliada al imperialismo por un lado y las fuerzas revolucionarias de la alianza de las clases explotadas y las naciones oprimidas, por el otro. En ese sentido, habiéndose abierto el proceso revolucionario de octubre 2003, era necesario propiciar un gran frente antiimperialista y antineoliberal con el MAS y otras organizaciones. Es este precisamente el objetivo de la alianza suscrita con el MAS.

El documento suscrito por nuestro partido, dice lo siguiente:

«ALIANZA ESTRATEGICA POR EL CAMBIO Y EL FUTURO DE BOLIVIA.
POR LA DIGNIDAD Y SOBERANIA CON IDENTIDAD E INCLUSIÓN.

Urge la necesidad de impulsar una sólida alianza entre los movimientos sociales, las instituciones colegiadas, los hombres y mujeres comprometidos con nuestro país, para derrotar el modelo neoliberal, enterrar en las urnas a los partidos de derecha y ultraderecha e instalar en la Presidencia de la República a EVO MORALES AYMA.

Emprendemos esta tarea ante el fracaso de los partidos y políticos tradicionales y la debacle del neoliberalismo que ha condenado al hambre, la miseria y el desempleo a los trabajadores bolivianos del campo y la ciudad, y frente a la coyuntura histórica que vive el país y para concretar cambios profundos y estructurales en lo político, económico y social: tomar y construir el poder para ponerlo al servicio del pueblo y para garantizar un FRENTE AMPLIO ANTINEOLIBERAL que sirva como INSTRUMENTO POLITICO DE LIBERACION.

Por ello, entre los partidos y grupos políticos que firman al pie y la Dirección Política Nacional del Movimiento al Socialismo, se suscribe el presente Acuerdo, Para alcanzar los siguientes objetivos estratégicos:

PRIMERO. Consolidar el frente amplio antineoliberal con el Movimiento al Socialismo para disponer un INSTRUMENTO POLITICO que garantice el proceso histórico de toma y construcción del poder para resolver los problemas políticos, económicos y sociales generados por los partidos neoliberales.

SEGUNDO. Fortalecer la conciencia social, politizando de manera conjunta las estructuras orgánicas, sindicales, de las bases y de las direcciones medias comprometidas en la presente alianza.

TERCERO. Emprender acción conjunta para garantizar la realización de la Asamblea Constituyente como el escenario político-social, que inicie el proceso de transformación estructural de nuestro país.

CUARTO. Garantizar la propuesta del Frente Amplio Antineoliberal, con la implementación de su programa de gobierno para encarar, de manera compartida, el trabajo desde las bases y la preparación de los recursos humanos para cambiar estructuralmente el destino de nuestro país.

QUINTO. Asumir conducta y acción conjunta, en la estrategia de movilización y campaña para garantizar EVO MORALES presidente y la elección de parlamentarios por consenso de las bases y de las organizaciones comprometidas en la presente alianza.

Para fines de nuestra lucha antineoliberal, firmamos en representación de nuestras organizaciones:

Evo Morales Ayma.
Presidente MAS-IPSP Alejandro Rodríguez
Movimiento Guevarista Jorge Echazú Alvarado
Partido Comunista MLM.

Rolando Morales
Partido Socialista Democrático René Fernández
Patria SOCIALISTA multinacional
Movimiento Guevarista.» (5)

El presente documento fue rubricado y firmado por Evo Morales, el 15 de agosto de 2005. Sin embargo tuvo un efecto muy moderado. Es evidente que el MAS no es propiamente un partido político, ni siquiera un movimiento frentista, se trata de un conglomerado amorfo de movimientos sociales diversos sin organicidad alguna, con tendencias reformistas, indigenistas, nacionalistas y también personas de derecha infiltradas que le quitan toda unidad ideológica. Lo que le interesa al MAS es conseguir votos para seguir sosteniendo el criterio de su “revolución” democrática y que pretende cambiar el país por la vía de las reformas parciales. Las aspiraciones de nuestro Partido van mucho más lejos que las del MAS y por lo mismo el acuerdo sólo pudo ser un testimonio de nuestro vehemente deseo de unir las fuerzas revolucionarias y de izquierda para conducir un profundo proceso de cambio.

7. 17. EL GOBIERNO DEL MAS A PARTIR DEL ENERO DE 2006.

El gobierno del MAS a partir de enero de 2006, se caracteriza por la toma de algunas medidas reclamadas por el pueblo como la nacionalización de los hidrocarburos que se efectivizó con un carácter muy relativo pues en realidad solamente se consiguió parcialmente un cambio de las condiciones de la permanencia de las transnacionales del gas y del petróleo, algunas medidas concretas contra la corrupción como la rebaja de los sueldos de los altos funcionarios y otras, empero se nota una marcada tendencia a improvisar en el nombramiento de altas autoridades, prefiriéndose a elementos derechistas e incluso neoliberales en lugar de buscar apoyo en los sectores verdaderamente revolucionarios.

En cumplimiento de la promesa masista de convocar a la Asamblea Nacional Constituyente, se redactó una convocatoria que desconoció sobre todo a los sectores nacionalitaríos y de otros sectores sociales, convirtiendo a la ANC, en una copia del parlamento ordinario, es decir con la sola representación de los departamentos y las circunscripciones electorales, todo de acuerdo a las exigencias de la derecha y de la oligarquía cruceña.

De igual modo, se convocó a un Referéndum nacional sobre las autonomías departamentales con una pregunta confusa pero que será aprovechada para llevar adelante el plan de la oligarquía cruceña a fin de dividir el país. Esta verdadera conjura fue posible gracias a las concesiones realizadas por Alvaro García Linera que fue quién acordó en Santa Cruz hacer posible la Asamblea Constituyente siempre y cuando también se realice al Referéndum autonómico. Nuestro partido, a través de “Liberación” y otros documentos, planteó claramente el NO para las autonomías departamentales como un repudio a los afanes separatistas de Santa Cruz y su oligarquía que se vería grandemente favorecida por el tipo de autonomías planteadas.

Los resultados de la elección de constituyentes y del Referéndum dieron como resultado un nuevo triunfo del MAS, sin embargo su votación disminuyó de 53.7% al 50.7%. En cuanto al Referéndum, el resultado fue un triunfo categórico del NO, propiciado por nuestro partido y otras fuerzas de izquierda auténtica con un 57% contra un 43% del SI.

Los grandes problemas estructurales han sido tratados por el gobierno del MAS desde un punto de vista reformista. Sin embargo en las actuales circunstancias, fue imperativo que nuestro partido apoyara sinceramente las medidas progresistas y revolucionarias tomadas por el MAS. Es cierto que no se nacionalizaron los hidrocarburos, hecho que nunca prometió el MAS.

A comienzos de 2007, el camarada Alberto fue invitado a ocupar la cartera de Minas y Metalurgia en el gabinete de Evo Morales. Nuestro Partido autorizó esa medida y actualmente el camarada Alberto está cumpliendo debidamente la línea del Partido de reconstruir a la clase obrera minera desde el Ministerio, restaurar la COMIBOL y todas las empresas estatales mineras, así como mejorar en todo lo posible el contrato del Mutún para beneficio del país. Debemos aclarar que la presencia del camarada Alberto y otros camaradas en distintas reparticiones importantes del gobierno no significa una alianza política con el MAS. Se trata entonces de una situación de carácter singular pero que concuerda plenamente con nuestro propósito de apoyar el proceso con nuestras ideas y con nuestros hombres allí donde sean necesarios. Lo contrario sería dejar campo abierto a la infiltración de sectores reaccionarios de dentro y fuera del MAS.

El proceso revolucionario de derrota del modelo neoliberal, del pensamiento único y finalmente de toda la estructura capitalista en nuestro país y el mundo se definirá necesariamente en las primeras décadas del siglo XXI. La Tercera Ola Gigantesca de la Revolución Mundial que habíamos pronosticado allá lejos en la década 80 del siglo pasado se cumplirá rigurosamente y los comunistas bolivianos estaremos en la vanguardia de dichas luchas y victorias.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s