Archivo de la categoría: guerrillas en el mundo

Nepal : Los maoístas desconvocan la huelga general indefinida

    KATMANDÚ, 23 Ene. (EUROPA PRESS) –

   El Partido Comunista Unificado de Nepal (PCUN), maoísta, ha desconvocado la huelga general indefinida que debía haber comenzado el domingo debido, según explicó la dirección del partido, a los avances logrados en el marco del diálogo político abierto entre los tres principales partidos del país.
   El propio Dahal afirmó ya el sábado que espera que la crisis que vive el país a raíz de la restitución del jefe del Estado Mayor del Ejército y por los escasos avances en la aplicación de las medidas y el calendario recogidos en los acuerdos de paz que en 2006 pusieron fin a diez años de guerra civil entre los maoístas y el Gobierno.
   Dahal apuntó desde Katmandú que se han podido constatar “señales positivas” fruto del diálogo en el Mecanismo Político de Alto Nivel (MPAN), un grupo conformado por seis miembros, dos de cada uno de los tres principales partidos nepalíes, el PCUN, el Congreso Nepalí y el Partido Comunista de Nepal-Unificado Marxista-Leninista (PCN-UML).
   El MPAN deberá servir para resolver la crisis política abierta el 3 de mayo de 2009 tras la destitución del jefe del Estado Mayor del Ejército por parte de Dahal, entonces primer ministro, y revocada inmediatamente por el presidente del país, Ram Baran Yadav, lo que propició la salida del Gobierno de los maoístas.
   Además, el grupo trabajará para lograr la aprobación en la Asamblea Constituyente, donde los maoístas son el grupo más importantes, de una nueva Constitución para el país antes de la fecha límite, fijada en el 28 de mayo.
   El comité central del PCUN aprobó la desconvocatoria de la huelga el viernes por en la residencia del líder maoísta y ex primer ministro Pushpa Kamal Dahal en Buddhanagar, según informó la web NepalNews.
   Tras la reunión, el vicesecretario general del PCUN, Narayan Kaji, advirtió de que si no se restablece la “supremacía civil”, leit motiv que emplean los maoístas para reivindicar la destitución del jefe del Estado Mayor del Ejército, se producirán protestas “aún más fuertes”.

España: Entrevista a kimetz kolektiboa / kimetz kolektiboari entrebista- necesidad de un partido comunista


Hoy por hoy nuestra referencia son las masas luchadoras de Euskal Herria que buscan un minimo democratico para la acción política, tan cercenada en este país.

Hoy por hoy nuestra referencia son las masas luchadoras de Euskal Herria que buscan un minimo democratico para la acción política, tan cercenada en este país. La Unidad Popular esta repleta de buenos patriotas vascos e incluso de revolucionarios comunistas, allí nos encontramos a gusto, pero creemos que podemos aportar mucho más al proceso de liberación nacional y social, si algún día el proletariado esta representado en la lucha por su propia organización.
¿Ultimamente se habla mucho de la campaña que estais desarrollando por la creación de un Partido, ¿Teneis algo que decir al respecto?
  Creemos que la forma de organización superior de la clase obrera es el partido del proletariado, todas las clases sociales expresan sus intereses en los diferente partidos politicos y el partido comunista es la expresión de esta clase social, es la fusión de la teoria del socialismo cientifico con la acción consciente de las masas…es decir teoría y practica.
Comunista es sinónimo de organización y organización de clase.
  ¿Quereis decir que abogáis por un nuevo partido?
  No, no un partido al uso como lo entienden las demas clases sociales, no como lo entienden los revisionistas(comunistas de palabra, reformistas en los hechos), ellos piensan que basta ponerse un nombre y tener una sede para empezar a recibir adhesiones…
Hoy por hoy nuestra referencia son las masas luchadoras de Euskal Herria que buscan un minimo democratico para la acción política, tan cercenada en este país. La Unidad Popular esta repleta de buenos patriotas vascos e incluso de revolucionarios comunistas, allí nos encontramos a gusto, pero creemos que podemos aportar mucho más al proceso de liberación nacional y social, si algún día el proletariado esta representado en la lucha por su propia organización. Entendemos que la liberación nacional de Euskal Herria es una necesidad para muchos colectivos, pero los que lo interpretan de una manera progresista suman fuerzas en la Izquierda Abertzale. No podemos ni queremos esconder nuestros objetivos. Este es nuestro referente en la medida que defiende la lucha como medio de transformación de nuestra realidad. Y lo seguirá siendo mientras siga defendiendo la lucha. La socialdemocracia, el nacionalismo incluso el troskísmo están representados dentro de la Izquierda Abertzale, ¿porque no la Clase Obrera?
  Pero no seria un poco contradictorio la existencia de varios partidos en el seno del mismo Movimiento Popular Vasco?
  No tiene por qué, actualmente tenemos el caso de ANV, en otros tiempos estuvieron HASI o LAIA, aunque lo importante no es ser fiel a una estructura política sino mantener unas ideas revolucionarias con contenido patriótico y socialista, fieles solamente a la clase obrera vasca….
¿Pero ya tenemos varios partidos declarados socialistas. ¿Como interpretais esto?
Bueno si, pero el socialismo es una teoria muy elaborada, no vale hablar de teoría socialista en abstracto, como ese socialismo del Siglo XXI tan de moda…
La hegemonia de la clase obrera en la revolución, la abolición de la gran propiedad privada, la dictadura del proletariado para defenderse de las injerencias de otras clases sociales y países enemigos, la economia politica y el materialismo dialectico son ingredientes necesarios a nuestro entender para dotar al movimiento de un contenido revolucionario.
Marx y Engels unieron la liberación de los pueblos en la lucha por la revolucion social, la condicionaron a la derrota del capitalismo y Lenin enriquecio el marxismo con el tratamiento más justo y correcto del problema nacional. Sostenemos que la clase obrera y los comunistas en Euskal Herria deben ser abanderados de la lucha por la liberación nacional y la Independecia, que deben unirse todas las clases y sectores que estan interesados en ella y forjar con ellos un frente unido de liberación nacional. El proletariado y su partido deben luchar por alcanzar la hegemonia entre las fuerzas que luchan por la independencia nacional en el proposito de conducirla al socialismo, pero si en esas batallas el proletariado no obtiene el liderazgo, igualmente, tiene la obligación de participar activamente en ellas, en nuestro caso en concreto apoyando y desarrollando la lucha por la emancipación nacional de Euskal Herria y las estructuras que hoy en día combaten por conseguir ese objetivo, la Izquierda Abertzale.
Si se trata de luchar por la emancipación, todos los trabajadores y todos los pueblos tienen a mano la doctrina cientifica que los guie, el Materialismo Dialéctico. Si se trata de buscar alternativas democraticas en el marco del sistema capitalista, pueden servir otras doctrinas..
  ¿Entonces que os diferencia de otras organizaciones que se denominan comunistas?
  Nuestra política ratifica la Independencia de Clase del proletariado frente a la burguesía. Es vital recalcar que el proletariado se afirma en su propio programa y objetivos estratégicos, no en los de otras clases sociales. Esto tiene como propósito mostrar a la clase obrera y los pueblos el verdadero camino revolucionario por el que deben transitar para conquistar una auténtica emancipación. Es decir, para nosotros, Independencia es una palabra mayor, Independencia de Clase y politica tanto para realizar alianzas y apoyar politicas de unidad nacional como para enfrentar enemigos de clase, para todo ello es necesario que exista el partido de la clase obrera. Independencia nacional les decimos a los amigos que estan federados en una unica organización estatal e independencia de clase les decimos a los que se difuminan en un frente democratico por la independencia abandonando a la clase obrera sin organización..
¿No piensas que es demasiado utopico y ortodoxo vuestro pensamiento?
  Existen actualmente cinco paises que han alcanzado la Revolución y han triunfado por la via del Partido Comunista,(Cuba, Corea democratica, Laos, Vietnam y China popular) y han intentado la construcción del Socialismo, mientras que los que claman que estamos obsoletos todavia tienen como mucho, un pais del socialismo del siglo XXI. Hay fuerzas guerrilleras muy importantes en Colombia, Filipinas, Nepal, India dirigidas por comunistas e incluso aquí en la vieja europa partidos comunistas “clásicos” ganan elecciones en Chipre, Moldavia y otros Partidos Comunistas mueven masas importantes en Rusia, Ucrania, Grecia, Portugal. Es cierto que existe un debate en el Movimiento Comunista Internacional para concluir el balance del ciclo político que abre octubre. Pero, básicamente, avanzamos por el camino de retomar la lucha. Aprendemos de nuestros errores pasados, pero no pensamos que errores de aplicación desacrediten nuestra teoría. El camino es el esclarecimiento del pasado mientras avanzamos hacia el futuro. El Socialismo del Siglo XXI no aporta unas bases revolucionarias mínimas ideológicas, políticas u organizativas, ni crea estructuras propias de la clase obrera preparadas para la lucha.
  Incluso en paises donde se imponen gobiernos progresistas vinculados al Socialismo del Siglo XXI los comunistas mantienen su apoyo critico con independencia de clase en Ecuador, Venezuela con pesos electorales considerables y lo más destacable sin renunciar a ninguna forma de lucha…
  ¿Creeis que eso puede ser aplicable en EH?
  Por supuesto, aquí existe una clase obrera abundante y con conciencia, no estamos inventando nada nuevo, desde los viejos comunistas como Jesus larrañaga(pce), Celestino Uriarte(pcoe), Jacinto Otxoa del pcpe y millares mas ,Miguel Amilibia que fue diputado socialista (socialista marxista y prosovietico) en la guerra civil por Guipuzkoa y despues de mas de 30 años de exilio ingreso en la mesa nacional de HB, Pablo Sorozabal, los valerosos guerrilleros rojos de ayer como Vicuña, de hoy, ahi estan los caidos Crespo Galende, Balen Benito Iñigo, Goio Fdez Riaño, Txomin Muiños, vascos comunistas del GRAPO, Pakito arriaran militante de ETA caido en cumplimiento del internacionalismo proletario en el Salvador, Elias Anton gran comunista-stalinista concejal de HB en Iruñea, las ideas comunistas siempre han tenido multitud de seguidores en Euskal Herria y pensamos que así seguirá siendo.
http://www.kimetz.org/albistea/euskalherria/entrevista-kimetz-kolektiboa

NEPAL:El líder de los maoístas de Nepal amenaza con una huelga general indefinida

Katmandú, 22 dic (EFE).- El jefe de los maoístas nepalíes, Pushpa Kamal Dahal, alias Prachanda, amenazó hoy con convocar una huelga general indefinida a partir del próximo 24 de enero si las autoridades no acceden a sus demandas, entre ellas la creación de un nuevo Gobierno bajo su liderazgo.
Los maoístas concluyeron hoy una huelga general de tres días durante la cual han protestado contra la decisión de mayo del presidente, Ram Baran Yadav, de mantener en el cargo al ex jefe del Ejército Rookmangud Katawal y han pedido la formación de un nuevo Ejecutivo.
“Nos veremos obligados a convocar una huelga indefinida general si no se dan pasos para rectificar la decisión inconstitucional del presidente y se forma un Gobierno nacional para el 24 de enero”, dijo Prachanda en un mitin ante miles de seguidores de su partido frente a la sede del Parlamento nepalí.
Los maoístas encabezaban el Gobierno hasta que el entonces primer ministro Prachanda intentó destituir al jefe del Estado Mayor por motivos castrenses y el presidente lo evitó, algo que empujó a los maoístas a abandonar el Ejecutivo (ahora liderado por el Partido Marxista-Leninista) e iniciar una campaña de agitación.
Katawal se retiró del servicio en agosto pero ello no ha evitado que los maoístas continuaran con su pulso político, intentaran convencer al resto de partidos para aprobar una resolución contra la decisión del presidente y pidieran al mismo Yadav que admitiera que cometió un error.
El Partido Maoísta, que tiene la mayor fuerza parlamentaria en virtud de su triunfo en los comicios de 2008, pide ahora ponerse de nuevo al frente del Ejecutivo y acusa al actual de funcionar al dictado de la India.
“Cada vez que ha habido conversaciones con otros partidos políticos han fracasado por la cuestión de si sería aceptable para Delhi”, lamentó Prachanda.
El líder maoísta anunció el inicio de una campaña a partir del 25 de diciembre para convencer a los ciudadanos de que el Gobierno de Nepal está en realidad dirigido por la India.
Calificó de “marionetas” de la India a los miembros del Gabinete actual y, por ello, aseguró que su próxima ronda de conversaciones será directamente con Nueva Delhi.
El mayor reto pendiente del proceso de paz iniciado en 2006 es la integración de 19.000 ex combatientes de la guerrilla maoísta en las fuerzas de seguridad del país, un proceso delicado que sigue de fondo en la crisis política actual. EFE ms-mb/amp/ib (foto)

NEPAL:ONU expulsa de misión de paz a militar nepalí acusado de tortura y asesinato

La ONU ha forzado a un miembro del Ejército de Nepal, acusado de la tortura y asesinato de una adolescente nepalí, a regresar al país himaláyico procedente de Chad, donde participaba en una misión de paz, informó hoy una fuente oficial.

El mayor Nirajan Basnet llegó hoy a Nepal, después de que el organismo internacional lo expulsara de la misión de paz que lleva a cabo en el país africano tras la presión ejercida por varias organizaciones de derechos humanos.

Basnet está acusado por la Policía nepalí de estar implicado en la muerte en Nepal de la joven de 15 años de edad Maina Sunwar, que perdió la vida durante un interrogatorio después de que miembros del Ejército la torturaran presuntamente en una base militar, en febrero de 2004.

Pese a la acusación policial, el Ejército rehusó actuar en contra de Basnet y lo envió a la misión internacional.

El caso fue tratado personalmente por la entonces jefa de la Comisaría de la ONU para los derechos humanos, Louise Arbour, quien en enero de 2007 se reunió con el jefe del Ejército nepalí, Rookmangud Katawal, para pedirle que cooperara con la Policía.

La muerte de Sunwar tuvo lugar durante la guerra civil entre las fuerzas armadas del país (que era una Monarquía) y la guerrilla maoísta, que puso fin a sus actividades en noviembre de 2006 tras alcanzar un acuerdo de paz con el Gobierno.

El Ejército nepalí, por su parte, todavía niega la implicación de Basnet en la muerte de la adolescente.

“Cuando el Ejército llevó a cabo sus investigaciones, no fue hallado culpable”, dijo hoy a Efe el portavoz militar, Ramindra Chettri, quien precisó que ahora corresponde al Ejecutivo decidir si reabre el caso policial.

“Esperamos que el Gobierno de Nepal aproveche esta oportunidad para hacer justicia”, dijo, por su parte, el comisionado de Derechos Humanos de la ONU en Nepal, Richard Bennet, en un comunicado.

Nepal tiene destacados a unos 3.300 militares en operaciones de paz de la ONU en 12 países del mundo, según datos militares.

Al menos 13.000 personas murieron en la guerra en Nepal y un millar continúan en paradero desconocido.

Parte de los acuerdos de paz es la integración del antiguo Ejército Real y la guerrilla maoísta desmovilizada, pero el proceso está estancado desde que el Partido Maoísta -que ganó las elecciones de abril de 2008- abandonó el Gobierno y pasó a la oposición en mayo de este año.

La Monarquía fue abolida en Nepal en mayo de 2008 pero el Ejército que la sustentó sigue siendo una institución de enorme poder y los crímenes cometidos por ambos bandos durante la guerra han quedado, en su mayoría, impunes.

NEPAL:Gobierno nepalí y ex guerrilla pactan salida de combatientes a fines de mes

Katmandú, 16 dic (EFE).- El Gobierno de Nepal y la antigua guerrilla maoísta acordaron hoy que el proceso para permitir la salida de los más de 4.000 ex combatientes que continúan acantonados en campamentos en varios puntos del país comience el próximo día 27 y concluya en un plazo de 40 días.
El comandante guerrillero Saral Sahayatri Poudel y el secretario adjunto del Ministerio de Paz y Reconstrucción, Sadhu Ram Sapkota, rubricaron el plan que prevé que los 4.008 rebeldes, que quedaron fuera del proceso de integración en las fuerzas de seguridad del país tras el fin del conflicto entre guerrilla y Gobierno en 2006, salgan de los campos e inicien su reinserción social.
En virtud del pacto, tras la salida de los ex combatientes se llevará a cabo un programa de seguimiento y rehabilitación y estarán bajo supervisión para verificar que no se implican en actividades militares o paramilitares.
En diciembre de 2007, la misión de la ONU en Nepal (UNMIN), encargada de supervisar el proceso de paz, confirmó a casi 20.000 antiguos guerrilleros para su integración en las fuerzas de seguridad del país, mientras que 4.008 quedaron descartados por ser menores de edad o haber sido reclutados con posterioridad al alto el fuego.
“El objetivo es liberarlos de la estructura de mando y control de los maoístas”, dijo la representante especial del secretario general de la ONU para la Infancia y Conflicto Armado, Radhika Coomaraswamy.
El presidente del Partido Comunista de Nepal (Maoísta) y antiguo líder de la guerrilla, Pushpa Kamal Dahal, alias Prachanda, quien asistió a la firma del acuerdo, se mostró satisfecho por el pacto.
“Creo que este es un momento muy alentador para todos nosotros”, dijo Prachanda, quien agregó que el plan de acción creará una atmósfera constructiva para acabar con el estancamiento del proceso de paz emprendido tras el acuerdo de noviembre de 2006, que puso fin a 10 años de guerra.
“Los excluidos deberían haber abandonado los campos maoístas mucho antes”, dijo el ministro de Paz y Reconstrucción, Rakam Chemjong, durante la ceremonia.
Mientras, la jefa de la UNMIN, Karin Landgren, calificó el acuerdo de hoy de “paso histórico en el proceso de paz de Nepal” y se mostró esperanzada en que sirva “para desbloquear el actual punto muerto”.
Los ex combatientes liberados se beneficiarán de varias ayudas ofrecidas por la UNMIN destinadas a educación, deportes y formación para la creación de empresas, entre otros.
El proceso de rehabilitación costará al menos 8 millones de dólares.
Landgren aseguró que ha habido un interés “considerable” en las ayudas, durante una rueda de prensa celebrada tras la firma del acuerdo.
Sin embargo, el comandante Kishore Pun dijo a Efe que los paquetes de ayuda serán estudiados y podrían ser rechazados si no se consideran beneficiosos.

EFE – 16/12/2009 18 : 02

Guatemala: Entrevista a la Comandante Lola, de la URNG: “La injusticia que se vive día a día sigue poniendo en pie de lucha a los pueblos”

Alba Estela Maldonado, más conocida como “comandante Lola”, es una mujer de una fuerza inquebrantable. Militante de base y comandante guerrillera por años, fue fundadora del Ejército Guerrillero de los Pobres –EGP–, una de las cuatro fuerzas que luego se unirían formando la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, de la que fue su Secretaria General, organización popular guerrilla que por años constituyó el principal elemento de contrapoder y opción revolucionaria en Guatemala, con una enorme capacidad de organización de base, casi en condiciones de repetir las experiencias triunfantes de Cuba y Nicaragua.

Ante el cambio de escenario mundial con la caída del campo socialista soviético, ya desmovilizada la organización guerrillera, con la firma de la paz en el año 1996 ingresa a la lucha política en los términos del parlamentarismo tradicional, siendo diputada al Congreso por la URNG entre 2004 y 2008. Militante revolucionaria por toda la vida, crítica incansable, dialogó con Argenpress por medio de su corresponsal para Centroamérica y el Caribe, Marcelo Colussi, acerca de la viabilidad, o no, de los movimientos armados en la actualidad y, en términos generales, de las posibilidades de transformación que se avizoran para el campo popular en Latinoamérica para los próximos años.

Argenpress: Luego de la experiencia de estas últimas décadas en Latinoamérica, hay quien dice que los movimientos armados en la actualidad no tienen viabilidad, aunque de hecho al menos en dos países (Colombia y el sur de México) existen y están operativos. ¿Qué balance podemos hacer respecto de estos movimientos y de su lucha en estos años pasados, y qué perspectivas de futuro podría pensarse para propuestas armadas en la región?
Comandante Lola: Si decimos que hoy día los movimientos armados no tienen viabilidad, con eso estamos desconociendo que en estos momentos se están desarrollando guerras en distintas partes del mundo. En todo caso, movimientos armados hay; lo que habría que ver es si esa forma organizada de lucha, surgida del pueblo y con un proyecto de transformación de la sociedad, es hoy día la estrategia más válida, tal como se la conoció aquí décadas atrás. En América Latina esa lucha armada tomó la forma de guerra de guerrillas, con distintos niveles de desarrollo en cada país. Esa forma de lucha –lucha armada, o lucha insurreccional, o guerrillera, o guerra popular– obedece a ciertas condiciones, entre las cuales la fundamental es el nivel de conciencia y de organización de sectores importantes de la población, que ven en esa modalidad de lucha una posibilidad concreta de cambiar las cosas. Eso es lo que determina o no, lo que hace posible o no, el desarrollo de una guerra popular. En América Latina, fuera de los países donde hay procesos en que las democracias actuales permiten ciertos avances a sus pueblos, como por ejemplo Venezuela o Bolivia, en la mayoría de países hay elementos que estarían, por un lado, obstaculizando el desarrollo de una lucha armada popular, pero por otro lado, gestando también condiciones que pueden crear nuevos niveles de conciencia. Esas condiciones serán las que, en un futuro, podrán decidir si la gente se plantee nuevamente la posibilidad de un intento de lucha armada revolucionaria.
Las políticas neoliberales han tenido efectos muy nocivos en nuestros países; uno de ellos es el factor organización. En el momento en que los sindicatos son debilitados, los líderes cooptados, cuando aparecen las ONG’s jugando un papel tan nefasto en términos de dividir la organización local, todo eso crea una situación muy difícil para la organización de nuestros países.
En cada país la situación tiene sus particularidades. En el caso de México, por ejemplo, que tuvo una lucha del movimiento zapatista tan largamente preparada, la aparición de una propuesta armada en Chiapas tuvo un efecto positivo, en tanto abrió espacios para la propia organización de la gente, creando así un repudio hacia lo que se había constituido en una dictadura de partido. Desde el punto de vista organizativo, quizá México es diferente a otros en la región, aunque en lo económico-social esté igualmente golpeado que los otros países por esta marea neoliberal. Creo que, a su modo, la llegada del movimiento armado en el sur de su territorio despertó una nueva conciencia ciudadana, y no sólo en Chiapas, sino a nivel nacional, incluso en el Distrito Federal.
En El Salvador, el triunfo electoral del Farabundo Martí para la Liberación Nacional –FMLN–, la ex guerrilla que estuvo a punto de tomar el poder por la vía armada en algún momento, puede ayudar a avanzar en la organización popular y en la construcción de nuevos niveles de conciencia. De hecho tienen la presidencia, aunque eso no es tener el poder, pero de todos modos esa coyuntura puede servir para hacer crecer la organización popular, y seguramente deberán hacer su división entre partido y gobierno.
El caso de Venezuela impone que se avance en la organización popular desde abajo para que sea la misma gente la que defienda el proyecto bolivariano actual, y lo haga profundizar. No hay dudas que el proceso actual ha traído beneficios a grandes masas populares, pero todo el proyecto tiene debilidades, como por ejemplo estar centrado casi exclusivamente en la figura de un líder, que sin dudas es tremendamente carismático, pero que solo no puede construir si no se apoya en un verdadero partido revolucionario de base y en una organización popular genuina. Sin dudas allí están habiendo cambios importantes; hay una transformación en marcha, quizá no una revolución, pero sí un proceso de cambios populares, por eso Venezuela está en la mira de la Colombia guerrerista de Uribe, y por supuesto, en la estrategia imperial de Estados Unidos.
Por su parte Brasil y Uruguay, con pasos tibios no confrontativos, abren expectativas. Pero ahí no hay procesos populares fuertes. No conozco mayormente como para opinar, sin embargo veo que hay esperanzas de parte de la gente.
Creo que en cualquiera de nuestros países latinoamericanos el elemento que puede hacer decidir nuevamente a la gente retomar las armas para intentar cambiar las cosas buscando mayor justicia, es el nivel de conciencia y organización. En Guatemala he escuchado de pequeños grupos que hablan de retomar las armas. Nosotros, años atrás aquí en Guatemala, tuvimos dos referentes muy importantes para decidirnos por la lucha armada: uno fue la Revolución Cubana, y el otro la lucha de Vietnam. Eso influyó no sólo desde el punto de vista ideológico sino también desde la estrategia y la táctica de la organización militar. Esos fueron los referentes en el exterior. Por otro lado en lo interno, habíamos gozado de una revolución democrático-burguesa de diez años de duración, entre 1944 y 1954, con Juan José Arévalo y luego Jacobo Arbenz a la cabeza, que trajo una serie de transformaciones positivas en prácticamente todos los aspectos de la vida guatemalteca: lo económico, lo social, lo político, lo organizativo, lo cultural. Todo eso ayudó a forjar una conciencia democrática en amplios sectores de la sociedad guatemalteca, que incluso se tenía a sí misma por revolucionaria. Eso fue una gran base que ayudó a que, luego, a partir de esa conciencia, surgiera el movimiento revolucionario armado. Cuba y Vietnam influyeron, sin dudas, pero también fue muy importante todo este movilización que se había dado en lo interno de nuestra sociedad, porque apenas unos años después del golpe militar de 1954 con la ayuda estadounidense que terminó con la presidencia de Arbenz y todo el proceso de cambios que se venía dando, ya aparece el movimiento armado. Había un campesinado que conoció la reforma agraria y luego fue golpeado muy duramente, había una juventud motivada para seguir profundizando los cambios que se venían dando unos años atrás, y todo eso hizo posible la idea de tomar las armas para recuperar lo que se estaba perdiendo con el golpe militar.
Argenpress: No hay dudas que, luego de estas décadas de represión feroz, a lo que se suma el empobrecimiento por los planes neoliberales, los pueblos han quedado desorganizados, incluso desideologizados. A ello se suma, como un elemento negativo más en contra de la lucha popular, el nivel tecnológico que han alcanzado las fuerzas armadas del sistema. ¿Es posible hoy, ante todo ese monstruoso aparato militar, ante esa disparidad técnica tan enorme, sumada a la desorganización imperante, pensar como viable una propuesta de lucha armada?
Comandante Lola: La disparidad técnica en el campo militar no es el factor determinante para la lucha popular. Si pensamos en una genuina propuesta de lucha popular, de guerra revolucionaria de base, por experiencia propia te puedo asegurar que la técnica tiene sus límites, no es todo. Se topa con la inteligencia, con la capacidad y la participación de la gente. El ejército de Guatemala sin dudas fue una fuerza altamente capacitada en lo técnico, pero en su lucha anti-guerrillera en términos militares se topó, se enfrentó con un límite en forma rotunda. Pese a toda su preparación técnico-profesional, se topó contra nuevas formas de resistencia popular basadas en la inteligencia, en la capacidad de respuesta creativa del movimiento guerrillero. Tan es así esto que lo que determinó la llegada a la firma de la paz, aunque esto el Estado y mucho menos el ejército no lo reconocen en forma pública, no fue el factor político sino el militar. La desmoralización a la que llegó el ejército en la lucha armada fue el factor clave. Esa es la versión no dicha de los hechos; militarmente se llegó a un punto donde, pese a todo su enorme aparato y su preparación, el ejército no podía derrotar al movimiento guerrillero, y eso lo fue minando.
Argenpress: Esto viene a demostrar que una guerra no se gana sólo con el aparato militar sino que también necesita el apoyo popular, que pasa a ser un factor clave. Para muestra: Vietnam, o lo que ahora está sucediendo en Irak.
Comandante Lola: Por supuesto. Ahí está la clave. Es importante destacar que nosotros, como movimiento revolucionario, sin dudas sufrimos los efectos de lo que sucedió en Europa del Este con la caída de ese modelo de socialismo. No éramos inmunes a esas consecuencias, definitivamente, y todo eso tuvo efectos muy fuertes, como también los tuvo en Cuba y en todos los movimientos revolucionarios del continente. Pero de todos modos, luego de ese golpe asistimos al nacimiento de nuevos movimientos populares, como los sin tierra en Brasil, o los piqueteros en Argentina, o los movimientos indígenas en Bolivia y Ecuador; todo lo cual deja ver que, de algún modo, se están gestando nuevas condiciones para la lucha popular. La pobreza puede adormecer, porque te lleva a pensar con desesperación sólo en el día siguiente, pero también te puede llevar a pensar con perspectiva de mayor futuro, y te pone en marcha para una lucha con más visión, a más largo plazo. La página nunca está cerrada. Todo ese descontento, esa injusticia que se vive día a día, sigue poniendo en pie de lucha a los pueblos; y ahí están los movimientos que luchan por el poder local, en los municipios, en las aldeas, todo lo cual va creando un entramado de certidumbre que permite ver a la gente que si se organiza, que si lucha por las reivindicaciones de un pequeño lugar, se pueden tener logros concretos. Y eso, sin dudas, tiene un efecto multiplicador en términos políticos. Sería incorrecto, sería ignorar el curso de la historia no reconocer que los pueblos tienen momentos de retrocesos, de derrotas. Recientemente hemos pasado momentos muy difíciles, de derrotas populares grandes. Aquí en Guatemala se llegó a los Acuerdos de Paz, que son un instrumento interesante para plantear modificaciones en lo social, sin dudas, pero no fueron cumplidos posteriormente. Si bien es cierto que se cumplieron algunos puntos concretos en lo que tiene que ver con la desmovilización y el final de la guerra, en lo económico y social no se avanzó ni un milímetro. Se avanzó en algunos aspectos puntuales, como el relativo mayor protagonismo que ahora tienen los pueblos indígenas, sin dejar de destacar la cooptación de que son objeto muchos de sus líderes. Pese a todo, también se han ido haciendo cosas. Un pueblo tan golpeado como el de Guatemala, con 250.000 muertos, y creo que eso vale también para cualquier parte de Latinoamérica, no se puede rehacer para la lucha si no pasa un cierto tiempo hasta que se den nuevamente condiciones. La juventud actual definitivamente está influida por este individualismo tan grande que se ha forjado estos últimos años, por la competitividad. Todo apunta a eso actualmente, la salida individual, el desentenderse de los problemas colectivos. Pero pese a todo ello, no deja de haber movimientos juveniles críticos. Y también sigue habiendo movimientos sociales con nuevas propuestas alternativas. Claro que, en muchos casos, todo ese potencial se va viendo cooptado por un discurso condicionado por la cooperación internacional y por todo ese amplio abanico de ONG’s, que obligan a seguir una determinada agenda, lo “políticamente correcto” como suele decirse. Pero más allá de eso sigue estando la pobreza, el hambre, y como otro elemento muy importante en toda América Latina que también sirve para inmovilizar, está el problema de la violencia. Nada de lo relacionado con esta ola de violencia que vemos en cualquiera de nuestros países es azaroso, casual; eso tiene algo ahí atrás que maneja los hilos, hay una direccionalidad en estos hilos invisibles que nos amarran. Eso, desde los poderes, sirve para crear un estado de terror en la gente, que se utiliza para inmovilizarla, para quitarle la libertad de andar tranquila por la calle. Junto a eso tenemos un nuevo elemento en todo el panorama social que es el narcotráfico. Eso es algo nuevo, que anteriormente no existía y que de pronto hace su entrada casi al mismo tiempo en todos nuestros países. Lo curioso es la fuerza que este fenómeno ha tomado en sociedades que no son consumidoras de drogas. Por eso es importante observar a dónde nos lleva esto, porque sin dudas tiene consecuencias, y muy grandes por cierto, en el tejido social. Todo esto sirve para controlar, para desmovilizar, para detener procesos sociales.
Argenpress: Es decir que, luego de los procesos militares que vivimos en los distintos países latinoamericanos, ahora se nos tiene maniatados con todos estos hilos invisibles que mencionabas: la delincuencia común que crece, el narcotráfico, los nuevos mecanismos de terror. Sin dudas, estamos desmovilizados. ¿Cómo se logra nuevamente la movilización entonces?
Comandante Lola: En general le tengo desconfianza a estos procesos democráticos que estamos viviendo. En Guatemala, no sabría precisarlo para otros países, descarto la toma del poder por vía electoral. Pero sí le tengo confianza a la lucha electoral para temas relacionados a poder local. Ahí sí le apuesto mucho, y de hecho lo podemos constatar con los lugares donde ganamos electoralmente. Ahí se puede hacer mucho, tanto en lo relacionado con organización de la gente como con aspectos vinculados a infraestructura social. Todo eso sirve para ir construyendo cohesión social, para organizar en definitiva. Si lo que los poderes buscan es dividir, en muchos casos incluso a través de las ONG’s, también es posible construir en sentido contrario, sumando en vez de dividiendo. Esa es una rica experiencia de los procesos locales donde hemos participado electoralmente, donde se demuestra que sí se puede avanzar a ese nivel, entregando cuentas cabales, siendo transparentes en la ejecución de la obra pública. Hay experiencias muy bonitas en ese sentido, reducidas por cierto, pero esperanzadoras.
Argenpress: O sea que de lo que se trata es del trabajo de base, trabajo de hormiga, de organización casa por casa prácticamente. ¿Y no es eso lo que, a su modo, hacen las actuales iglesias evangélicas, extendidas por toda Latinoamérica?
Comandante Lola: Sí, por supuesto. Ante una organización popular fuerte, como hubo décadas atrás, viene esta estrategia de las iglesias evangélicas, de las que hay miles por todos lados, en cada comunidad rural, en cada barrio en las ciudades. No hay dudas que son, en definitiva, una estrategia de control social. En ese sentido, visto desde la lógica de los poderes, es una estrategia exitosa. Pero al lado de ese mecanismo de control, efectivo hasta cierto punto, sigue estando la pobreza. Por eso la historia hay que verla en términos amplios, considerando no sólo el aquí y ahora concreto, sino con una mirada de más largo plazo. Décadas atrás vivimos momentos de auge social, de auge en las luchas populares y sociales que van desde la descolonización de parte del África y de Asia, el triunfo en Vietnam, movimientos fuertes en América Latina, la Revolución Cubana, luego vimos la caída de parte de todos esos sueños con los procesos de hundimiento del socialismo en Europa del Este, y luego vimos el resurgir de numerosos movimientos sociales, y hoy por hoy estamos en un momento de puntos suspensivos, de observar y esperar mientras se trabaja en la creación de conciencia y de organización de base. Eso hace que luego surjan nuevos liderazgos, necesidades, y por tanto demandas. Es decir: están abiertas las páginas de la historia. Y los movimientos armados juegan el papel de catalizadores de procesos sociales cuando así lo exige la situación. Por ejemplo en el caso de los países centroamericanos, en Guatemala, El Salvador y Nicaragua, la determinación de iniciar un movimiento armado obedeció a situaciones concretas, teniendo posteriormente un gran respaldo popular. En Guatemala, por ejemplo, en un momento en que aquí había una población de siete millones a nivel nacional, alrededor de un millón estaba involucrada con el movimiento revolucionario de una u otra manera. Fueron movimientos con enorme respaldo popular, en cualquiera de estos países, por eso se fortalecieron, crecieron y llegaron a ser una verdadera opción de poder popular. Aunque hoy día esos procesos están golpeados, no están terminados.
Argenpress: Sin dudas, los movimientos populares en Latinoamérica están bastante golpeados. ¿Cómo se podrán poner de nuevo en pie de lucha?
Comandante Lola: Hoy día nos han golpeado, pero la historia no está terminada. América Latina sigue siendo una región con gran movimiento, con la mayor agitación. Tan agitado, que ahí está el caso de Honduras, por ejemplo. Honduras representa quizá el lugar más débil en la región, con mayor presencia de Estados Unidos desde toda la historia con su gran base militar, y que fue elegida para dar el ejemplo a Guatemala y a El Salvador de hasta dónde se puede llegar. Lo cual se complementa con las bases militares en Colombia, que representan una amenaza tremenda, y no sólo para Colombia. Y pese a todo eso, ahí está el movimiento revolucionario en Colombia, golpeado, pero en un proceso de sanar heridas y de fortalecimiento.
Los movimientos de resistencia siguen estando, sin dudas, con otras características y no sólo como movimientos armados. Pueden tomar nuevas formas, como decíamos hace un momento: los movimientos indígenas, campesinos, los movimientos de desocupados, pueden ser insurrecciones populares, movimientos locales. No sabemos bien cómo, de qué manera, pero en algún momento las poblaciones van a explotar, porque dentro de los límites del sistema y con estos gobiernos no hay salida. Eso está más que demostrado: no hay salida. Y la salida hay que buscarla de alguna manera. Un ejemplo aleccionador, muy bonito en relación a la organización popular y la resistencia, es el que tenemos en Guatemala con la lucha contra la minería. Eso representa la defensa de los propios recursos nacionales por parte de la población en forma organizada. Hay algo muy importante en términos de creación de futura conciencia para lo que se pueda ir dando en un futuro: en muchos de nuestros países latinoamericanos, las luchas no son hoy contra los terratenientes dedicados a la agricultura de exportación dueños de vastas extensiones sino que nuestras burguesías están, cada vez más, insertas en el mundo global, por lo que aparecen nuevos campos de conflictos ligados a esa globalización, y hoy por hoy, uno de los elementos más problemáticos viene dado por la lucha de las poblaciones que está confinada a territorios olvidados donde se encuentran los recursos que ese mercado global va necesitando cada vez con más voracidad: el petróleo, los minerales estratégicos, el agua dulce, la biodiversidad de las selvas tropicales. Es decir que hoy aparecen nuevos campos de lucha que ponen en marcha los procesos de levantamiento popular: la defensa de los recursos naturales, del agua, de los bosques. Ha habido cambios en relación a décadas atrás en cuanto a qué es lo que se está defendiendo, y la forma en que se hace. Lo importante es determinar quiénes son hoy día los actores de esas luchas, de esas rebeliones, tomando las características que sean. Quizá no serán movimientos armados con la forma de guerrillas que se dieron años atrás, pero seguramente irán apareciendo nuevas formas.
Argenpress: Pese a ese retroceso en la lucha popular en todo nuestro continente, se mantienen aún los movimientos revolucionarios armados en Colombia (con dos fuerzas operativas) y en Chiapas, en el sur de México. ¿Qué perspectivas les ves hoy a esas propuestas?
Comandante Lola: Es difícil decirlo. Los zapatistas han mantenido un silencio en los últimos tiempos que no permite saber exactamente qué están haciendo. Es importante destacar de ellos que de una lucha y una reivindicación regional se irradiaron a nivel nacional transmitiendo elementos de rebeldía y de construcción de una conciencia ciudadana que antes no había en México. No está claro que harán en el futuro.
En cuanto a Colombia, después de los golpes recibidos últimamente, que fueron fuertes, tengo entendido que están en un momento de espera y de fortalecimiento interno. El presidente Uribe, con toda su maquinara bélica durante dos períodos presidenciales, y ahora quizá un tercero, no logró derrotar al movimiento revolucionario. Colombia es una sociedad atravesada por el narcotráfico a todos los niveles, lo que descompone mucho la opción revolucionaria, y en medio de ese escenario tengo entendido que ahora el movimiento revolucionario está buscando su incidencia en el ámbito ciudadano.
Argenpress: De lo que se trata, entonces, es de ir fomentando la organización popular desde abajo. Esa es la clave, definitivamente. Lo cual lleva a esta pregunta: ¿es posible construir alternativas reales de cambio sin tener el poder político? Te lo pregunto porque hoy día ha aparecido esta formulación de “cambiar el mundo sin tomar el poder”. ¿Es posible eso?
Comandante Lola: Es muy complejo esto. Tomar el poder político es indispensable, es decisivo. Hay que tomarlo y mantenerlo, creando reglas nuevas, dado que no podemos atenernos a las actuales reglas de estas llamadas democracias, que no permiten ningún cambio real. El poder político es definitorio para hacer esas transformaciones necesarias. Si no se construye el poder político desde abajo, y también desde los cuadros medios, que son los que mueven todo el aparato de Estado, no se puede plantear ningún cambio social real. En ese sentido, veamos ahora qué se puede construir de verdad en El Salvador. Muy probablemente ahí no se tome el poder económico, sino que apenas se podrá tener el poder político, y siempre en forma relativa. Es probable, incluso, que no se toque al poder económico, pero se pueden ir construyendo nuevas condiciones en la base, y esa es la potencialidad del actual proceso. Lo electoral es importante, pero no es el punto de llegada; eso sirve para seguir ganando posiciones políticas desde abajo. Esa podría ser la estrategia del FMLN: aprovechar el relativo poder político de que dispone ahora para acumular fuerzas desde abajo para etapas posteriores.
Lo mismo podríamos decir del caso venezolano. Allí el actual poder político dispone de enormes recursos económicos que le permiten hacer mucho, pero para generar una verdadera transformación social profunda y sostenible se necesitan construir los instrumentos políticos que lo permitan, en este caso: un partido de base con organización popular sólida.

Foto: Guatemala – Alba Estela Maldonado (comandante Lola), fundadora del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). / Autor: GRANMA
http://www.argenpress.info/2009/12/guatemala-entrevista-la-comandante-lola.h

tml

Öcalan, la Confederación Democrática y los 31 años del PKK del Kurdistán

Por Alejandro Haddad
Desde su encierro solitario en la prisión de Imrali, el líder del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), elaboró, hace casi diez años, un plan para empezar a encontrar una salida pacífica a la cuestión kurda. El plan incluye a otros pueblos de la región.
Hay un dicho entre los dichos que dice que “la soledad es mala consejera”, pero parece que para algunos, los dichos son solo dichos.
Abdullah Öcalan (en la foto) purga una condena desde hace diez años en la prisión de Imrali, en la isla turca del mismo nombre. En toda la cárcel, el único preso es él.
En esa soledad que solo comparte con libros, recuerdos y deseos, Öcalan fue charlándose de algunas cosas. Por ejemplo, se charló acerca de que el campo socialista había caído; que el capitalismo sigue fuerte, que la organización que creó junto a otros muchachos, también estaba fuerte y se hacía cada vez más grande; que el conflicto armado entre la guerrilla del PKK y el ejército turco estaba dejando muchas muertas (40 mil); que el modelo de países inventados por Francia e Inglaterra luego de la primera guerra mundial había fracasado; que entonces, luchar por un Kurdistán independiente era caer en ese juego, y que, mejor que insistir en una derrota anunciada, era proponer otra propuesta.
Así, en esa reclusión solitaria, la soledad se hizo la única compañera y una inevitable oreja receptora de ideas. Entonces, entre charlas de entre mesa, nació la idea de establecer en la región comprendida por la Anatolia y Medio Oriente, una Confederación Democrática.
ANATOLIA Y MEDIO ORIENTE
En la primera guerra mundial, el imperio Otomano, aliado a Alemania, fue derrotado. Dos de los imperios triunfantes, el inglés y el francés, se repartieron el botín de Medio Oriente. Impusieron sus caprichos sobre el imperio aplastado, obligándolo primero, y bajo influencia de los Estados Unidos de Arriba, a otorgarles autonomía a los kurdos que luchaban por ella desde hacía más de un siglo.
Pero la autonomía kurda fue apenas un recreo. El imperio Otomano se rehizo en república de Turquía, su ejército se repuso de la derrota, y comenzó a negociar con las potencias que lo habían derrotado. Así es que la autonomía kurda se diluyó. En vez de libres e independientes, su territorio fue repartido entre el antiguo imperio Persa (Irán), las recientemente creadas repúblicas de Siria e Irak (antes Arabia), y Turquía.
Pero no solo el pueblo kurdo sufrió fraccionamiento. En ese tiempo de pos guerra mundial, el territorio de Armenia, fue reducido a una pequeña porción de tierra y su pueblo, antes masacrado por los otomanos, ahora era confinado a ese pequeño espacio.
Las potencias internacionales que tanto demoraron en presionar al estado turco para que reconozca el genocidio que cometió sobre el pueblo armenio (cosa que nunca hizo, ni tampoco fue sancionado por eso), siguen demorando el reconocimiento del pueblo kurdo como preexistente a la conformación de los estados naciones antes nombrados.
En ese sentido, también se habla bajito de la invasión turca a Chipre (antigua colonia inglesa), en cuyos bancos las grandes empresas turcas lavan su dinero.
A esta situación, se agrega la cuestión de Palestina, país fragmentado mediante una resolución ajena, elaborada por las mismas potencias que diseñaron el fraccionamiento de Arabia y partieron a Kurdistán en cuatro partes.
La creación del estado de Israel sirvió para apostar una base imperialista en Medio Oriente. En una región donde los pueblos vivían armónicamente sus costumbres y tradiciones, occidente generó un conflicto. Los palestinos dejaron de ser agricultores para pasar a ser desalojados, mientras que sus vecinos de siempre, los judíos, pasaron a hacer el papel de usurpadores de una tierra a la que siempre fueron convidados a vivir.
El modelo de estado-nación fracasó. Esa es la conclusión a la que llegó Öcalan hablando con su soledad. Porque es un modelo de fragmentación, que generó choques que favorecen a los traficantes de armas que provienen de las mismas potencias que orquestaron esas fragmentaciones. Entonces, los pueblos se entretienen matándose entre ellos, mientras las empresas capitalistas del mundo occidental les chupan el petróleo, el agua, sus minerales, sus tierras fértiles y sus fuerzas de trabajo.
Por eso, en la Anatolia y Medio Oriente, donde, desde los tiempos, decenas de pueblos vienen coexistiendo, Öcalan propone establecer una Confederación Democrática.
LA CONFEDERACIÓN DEMOCRÁTICA
El PKK viene intentando una salida pacífica al conflicto armado desde hace, al menos, una década. Fueron varios los alto al fuego que, unilateralmente, declarara la organización. Pero la guerra sigue, porque sigue el enriquecimiento de los comandantes turcos que hacen negocios con ella. Y entre tanto, el gobierno, con la continuidad del conflicto, tiene un enemigo visible al cual echarle todas las culpas cuando ya no hay respuestas a sus erradas políticas.
La lucha del ejército turco con el PKK, posibilita al gobierno turco, reforzar la idea de un nacionalismo racista, una idea que se enseña en las escuelas como “superior” a otras nacionalidades. Para agregarle más condimentos, con esta guerra, Turquía sostiene estrechos lazos de amistad con potencias como Alemania y Francia, a quienes les compra armas; e inicia relaciones conyugales con España, solidarizándose con el estado español en su lucha contra la organización vasca ETA.
Ese discurso y esas políticas, son apenas parte de la diplomacia turca para ganar votos a la hora de entrar a la tan mentada Unión Europea.
Todo esto el PKK lo sabe. Y no quiere darle más excusas a sus perseguidores y carceleros.
El 15 de noviembre de este año, El Periódico de Catalunya, publicaba una entrevista que Andrés Mourenza hiciera con dos líderes (una mujer y un hombre) del PKK en el Kandil. Allí el comandante Bozan Tekin dice: “El sistema de los estados-nación ha sido superado. Fue un sistema impuesto por Europa a Oriente Próximo, que no ha funcionado porque esta región es un mosaico de culturas. Por eso el PKK está en contra de un estado nacional (para los kurdos). Lo que apoyamos es una solución confederal que nos garantice a vivir de forma libre y democrática.”
Es decir, la Confederación Democrática sigue siendo un sueño de libertad, solo que más ampliado. Ya la lucha del PKK no es solamente para el pueblo kurdo. La lucha del PKK, que jamás se volcó contra el pueblo turco, sino contra las políticas expansionistas de su gobierno y ejército, se ha vuelto claramente internacionalista, defendiendo la intercultural interétnica tan avasallada por los malos gobiernos.
KURDISTÁN: PKK CELEBRÓ 31 AÑOS DE VIDA
El pasado 27 de noviembre, las y los militantes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), sus adherentes y simpatizantes, conmemoraron un nuevo aniversario de la fundación de la organización con fiestas en distintos puntos del territorio Kurdo y de Europa. Entre tanto, las mujeres, desde hacía una semana, venían haciendo de sus cuerpos pancartas vivas para decir “basta” a la violencia contra ellas.
En 1978, sobre una tierra llamada por los de abajo como “Kurdistán”, y denominada por los de arriba como el “Sureste de Turquía”, un grupo de estudiantes universitarios fundaba el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).
La fundación tuvo lugar en un pueblo llamado Fis, en la provincia kurda de Amed. Seis años después, el 15 de agosto de 1984, esos jóvenes atacarían, simultáneamente, dos cuarteles policiales dando inicio a una guerra contra las fuerzas represivas turcas que perdura hasta el día de hoy.
Con el tiempo, otras organizaciones revolucionarias como Kawa, Tekoşin, KUK, Rizgarî y DDKD, se fueron sumando al PKK.
En 1980 el ejército turco toma el poder mediante un golpe de estado. Es el quinto del siglo 20. Los anteriores fueron en 1908, con los “Jóvenes Turcos” y su idea nacionalista racista; en 1923 en la cual fundan la República de Turquía sobre las bases del imperio Otomano; 1960 y 1971. A partir de este último golpe (1980), comienzan las persecuciones a todos los oponentes políticos. La cárcel de Amed, famosa por el trato inhumano al que son sometidos los detenidos, se llena de kurdos.
Cuatro detenidos de esa cárcel, luego de una huelga de hambre en la que protestaban por el maltrato y las pésimas condiciones de alojamiento, deciden inmolarse prendiéndose fuego. Eran cuadros de la dirección del PKK. A partir de ese momento, el pueblo comienza a preguntar por esos jóvenes, a interiorizarse por la cuestión kurda, por la lucha de esa incipiente organización. El PKK comienza a hacerse cada vez más popular.
EL MARXISMO QUE LOS PARIÓ
La década en la que nació el PKK estuvo marcada, principalmente, por ejércitos guerrilleros que buscaban tomar el poder por asalto en sus respectivos países de origen. La idea era  la liberarse del oprobio imperialista, fundamentalmente de los Estados Unidos de América y sus lacayos locales, y establecer un gobierno revolucionario; socialista.
El PKK nació con ideas similares a esas, con la diferencia de que su lucha, no era contra un enemigo externo con cómplices nacionales, sino contra un gobierno y un ejército colonialista. Sin embargo, la luz de la historia, la caída del campo socialista en el mundo, cuyo único sobreviviente real es Cuba, constantes autocríticas, y la revolución permanente que surge del hecho mismo de escuchar al pueblo, ha modificado aquella idea inicial de expulsar, de territorio kurdo, al gobierno turco y su ejército.
Pero no, no es que hayan renunciado a su lucha de liberación, sino que la han hecho más amplia, más profunda, más radical, más utópica y más realizable: establecer una “Confederación Democrática”.
EL “TERRORISMO” DEL PKK
La paranoia represiva del gobierno de Bush y sus secuaces de la Unión Europea, declararon al PKK organización terrorista. Con esta ayudita, el gobierno turco (manipulado desde siempre por el ejército), obtuvo licencia para encarcelar y matar a discreción a todo sospechoso de pertenecer al PKK, o de tener ideas “separatistas”.
Pero a lo mejor Bush y sus secuaces no estaban tan equivocados. Veamos. Hagamos un breve repaso de los “actos terroristas” cometidos por el PKK en estos 31 años.
•    Primero empecemos por el primero: deciden fundar una organización que libere al pueblo kurdo de la colonia.
•    Luego, deciden que esa organización sea armada, para ello viajan a Palestina y se entrenan con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), comandada por Yasser Arafat. Luego suben a las montañas de El Kandil, en la frontera que une Turquía con Irak, navegando en picos de más de tres mil metros de altura con temperaturas que en invierno llegan a los -20° C.
•    Deciden que quien entra a la guerrilla muere en ella.
•    Establecen una férrea disciplina: prohíben el sexo y la formación de parejas dentro de la organización.
•    Arman academias para que estudien los y las guerrilleras.
•    Las mujeres tienen mando. Hay equidad con los hombres.
•    Luchan contra el tribalismo que dividió al pueblo kurdo toda su historia.
•    No matan a sus rehenes ni los torturan.
•    A mediados de la década de 1980, cientos de sus militantes y adherentes deben exiliarse en Europa, perseguidos por su pensamiento.
•    En su tercer congreso, realizado en 1986, el PKK, que hasta entonces era un simple grupo guerrillero, decide convertirse en ejército, aunque sin abandonar la estrategia de guerra de guerrillas.
•    En 1987 el gobierno de Turquía  empezó a desarrollar una estrategia política en territorio kurdo llamada OHAL (situación inusual), la cual fue desarrollada en 13 ciudades. Esa “situación inusual” versó en dar vía libre al ejército, el cual, cometió crímenes de Lesa Humanidad en las poblaciones civiles. Es decir que, OHAL es, nada más y nada menos, que un golpe de estado “legal”.
•    Desde su nacimiento, el PKK tuvo su veta política legal. Todos esos intentos fueron, más temprano que tarde, prohibidos por el gobierno Turco; cientos de dirigentes fueron puestos en prisión u obligados a exiliarse. Veamos. En 1990, se funda el Partido del Trabajo del Pueblo (HEP), clausurado en 1993. Durante ese período, el HEP logra entrar al parlamento turco y darle representación a quienes perseguían una solución política legal a la cuestión kurda. Es en ese momento, cuando la diputada Leyla Zana, fue expulsada por hacer su juramento en lengua kurda. Había jurado que su trabajo parlamentario iba a ser tanto para kurdos como para turcos. Al clausurarse el HEP fundan el Partido de la Democracia (DEP), el cual sobrevive a la clausura hasta 1998. Ese año fundan el Partido de la Democracia del Pueblo (HADEP), se mantiene hasta el 2003 cuando es cerrado por el gobierno turco. Entonces fundan el Partido del Pueblo Democrático (DEHAP), clausurado en 2005. Entonces surge el Movimiento del Pueblo Democrático (DTH). Rápidamente, ese Movimiento se transforma en partido político. Nace el Partido de la Sociedad Democrática (DTP) en 2005. En 2009, el DTP ganó 100 puestos de gobierno en distintos puntos del territorio kurdo y turco.
•    El DTP tiene trabajo social no solo en territorio kurdo, sino también en ciudades netamente turcas como Estambul y Ankara, donde la precarización laboral no distingue procedencias.
•    El DTP trabaja con las mujeres, siendo de las pocas organizaciones en este suelo (podemos decir “suelo turco y kurdo”), que reivindica su presencia en la sociedad, exigiendo un trato equitativo.
•    En 1989, el líder del PKK, Abdullah Öcalan, fue apresado en Kenia por la CIA y entregado al gobierno turco. Fue condenado a la pena de muerte, la cual no fue efectiva por presión internacional. La corte europea cuestionó el juicio, acusando de que hubo irregularidades, violación al derecho internacional y a los derechos humanos. La justicia turca lo condena a prisión perpetua. Un año después, en 1990, y desde su encierro solitario en la isla de Imrali, Öcalan invita a dos grupos de paz a entrar a Turquía desde las montañas del Kandil. Un grupo estaba formado por guerrilleros y guerrilleras, y el otro, por civiles desplazados que viven en el campamento de Maxmur. La respuesta al pedido de diálogo de Öcalan y el PKK, fue encarcelar por 10 años a todo el grupo conformado por guerrilleros.
•    En 1993 el PKK declara unilateralmente un alto al fuego.
•    Entre los años 1993 y 2000, el gobierno armó grupos paramilitares en las ciudades. Se denominaron Hesbollah, como el grupo libanés, pero no. Esta era una versión desdibujada de aquella organización social que actúa en el Líbano. El resultado fue de decenas de civiles muertos y cientos de nuevos jóvenes sumándose al PKK ante la rabia por los actos cometidos por los paramilitares.
•    Entre los años de 1994 y 1995, más de tres mil pueblos kurdos fueron quemados por el ejército turco. Ese desplazamiento masivo tuvo lugar, “casualmente”, con la consolidación del neoliberalismo en Turquía. Algunos de esos pueblos poseen yacimientos mineros; otros mojan sus pies en los ríos Tigris o Eufrates, donde el gobierno turco planea la construcción de 20 represas hidroeléctricas. Todos se asientan sobre tierras fértiles.
•    En esos mismos años, 1994 y 1995, murieron 17 mil civiles a manos de las fuerzas de la represión turca.
•    En 2002, Abdullah Öcalan, elabora una propuesta para ser compartida con el gobierno turco. El PKK ya no luchará por su independencia. No, ahora luchará por un proceso democrático profundo. Öcalan propone una confederación democrática que incluya al pueblo kurdo, al turco, a los 36 pueblos que viven dentro del territorio de Turquía, y también al resto de los pueblos de Medio Oriente.
•    A fines de marzo de 2006, 14 guerrilleros fueron asesinados en la ciudad kurda de Amed (conocida en turco como Diyarbakır). El pueblo salió a las calles a protestar tirándole piedras a los camiones hidrantes y tanquetas blindadas de la policía. La policía turca salió a las calles a reprimir con gases lacrimógenos y balas de goma y de plomo. Hubo tres civiles muertos. El pueblo no se salió de las calles. La policía fue auxiliada por el ejército. Hubo ocho muertos más; civiles, claro. Entre tanto, al primer ministro Recep Tayyip Erdoğan no le importó si se trataba de mujeres o niños, porque estaban haciendo “acciones terroristas”. Entre los “terroristas” muertos hay un niño de ocho años, otro de nueve y otro de tres.
•    En 2007, el ejército turco, a pesar de otro alto al fuego unilateral declarado por el PKK, comienza a realizar operaciones sobre las montañas del Kandil, con la complicidad de los gobiernos de Irán e Irak, quienes le ceden el permiso para sobrevolar su espacio aéreo.
•    En marzo de este año (2009), el PKK vuelve a hacer otro alto al fuego unilateral, en respeto a las elecciones nacionales en Turquía. El ejército continúa las operaciones sobre el Kandil.
•    El 15 de agosto, al cumplirse 25 años de la primera acción armada del PKK, Abdullah Öcalan, otra vez, desde su encierro solitario en la isla de Imrali, invita a grupos de paz a proponer el diálogo con el gobierno turco. Esta vez lo grupos serían tres: uno de guerrilleras y guerrilleros, otro de civiles del campamento de refugiados de Maxmur, y un tercero de exiliados en Europa. El gobierno y otros partidos reaccionarios, catalogan la entrada de los Grupos de Paz, esperada en la frontera con Irak por 150 mil personas, como un “show”. El gobierno desoye el llamado al diálogo, y le niega el visado a los exiliados, frustrando así, la entrada del tercer grupo.
•    Desde marzo y hasta la fecha, 400 miembros del DTP fueron detenidos y encarcelados.
•    Hay 500 niños entre 8 y 16 años con procesos judiciales. Se habla de penas que podrían ir desde los 15 hasta los 40 años de cárcel. El delito: tirar piedras contra blindados de la policía.
Estas son algunas de las acciones “terroristas” del PKK en estos 31 años.
MUJER, HUELGA GENERAL Y PKK
¿Qué puede haber de similar entre las mujeres, una huelga general y una organización guerrillera?
Según las imágenes difundidas por el mundo occidental sobre las mujeres de Mesopotamia y Medio Oriente, ellas solo saben ser sumisas, deberles reverencias a los hombres y bailar eróticamente para ellos como odaliscas, mientras ellos se regocijan en suntuosos harenes. Nada más alejado de la lucha de las mujeres. Nada más oprobioso que reforzar el machismo y el patriarcado con noticias diluidas en falacias.
Los medios occidentales no hablan de la incesante lucha de las mujeres para establecer una equidad social con los hombres. A las imágenes mentirosas de odaliscas y harenes, las mujeres bailan colectivamente entre ellas, y con los hombres, danzas que recuperan la alegría ancestral. A la sumisión y la reverencia, las mujeres kurdas, le respondieron a esa cultura machista, enfrentándose a sus propios camaradas de armas, ganando así puestos de mando en la lucha guerrillera. Dentro del PKK, las mujeres son autónomas, teniendo, incluso, un ejército propio.
Cada día, la organización de las mujeres crece fogueada por el PKK desde las montañas, y por el DTP, desde las ciudades y pueblos. Pero eso, no solo en territorio kurdo, también en ciudades importantes de Turquía como Estambul y Ankara.
Esa fuerte presencia se vio reflejada el jueves 26 de noviembre, día en que los sindicatos de empleados y empleadas del estado, hicieran una huelga general en Turquía exigiendo aumento de salarios, olvidándose que, ese mismo día, se conmemoraba el día mundial de la lucha contra la violencia a las mujeres. Fiel a su estilo, los sindicatos “olvidaron” que entre sus trabajadores y afiliados hay mujeres. Pero las mujeres no olvidaron que son mujeres, y salieron tanto a hacer la huelga, como a reivindicarse como mujeres, exigiendo los derechos que les corresponden.
Aquel jueves 26, además de aquello, fue la antesala para los festejos por los 31 años del nacimiento del PKK.
Desde el 26 y hasta el 30 de noviembre, se desarrollaron conciertos y marchas en ciudades kurdas como Êlîh (Batman, en turco), Amed (Diyarbakır, en turco), Dêrîk (Derik, en turco), y ciudades de Italia, Inglaterra, Alemania y Suecia, celebrando otro aniversario del PKK.
Más de 200 artistas (muchos de ellos y de ellas exiliados) subieron a los escenarios para cantar y bailar y decir que son kurdas y kurdos, y que no solo están para celebrar un aniversario, sino también para adherir a la propuesta de una salida pacífica al conflicto, que viene intentando el PKK desde hace una década, y es desoída por el ejército turco.

En las montañas del PKK . montañas Kandil, en el corazón del Kurdistán, la mayor nación sin estado de todo el planeta. Son treinta y cinco millones de personas que viven divididas entre Turquía, Siria, Irak e Irán.

EL Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) fue fundado en 1978 por el estudiante de Ciencias Políticas Abdullah Ocalan, quien proclamó –para escándalo de muchos– que “en Turquía no hay una sola nación, sino que también existe la kurda”. En aquel entonces, el PKK tenía como fin la creación de un Estado independiente en el cual los derechos del pueblo kurdo fuesen respetados.
Para conseguirlo, Ocalan planteó a Turquía la posibilidad de un referéndum de autodeterminación, contando con el apoyo y simpatía de varios grupos de izquierda, ya que en aquel entonces su orientación se repartía entre el maoísmo y el marxismo-leninismo. Pero una mortal infiltración de la inteligencia militar, la negativa turca al referéndum y, sobre todo, el bloqueo que supuso la ilegalización política del partido pusieron en bandeja el conflicto armado, que estalló, tras varios años de redadas y debates internos, el 15 de agosto de 1984.

NACIÓN SIN ESTADO

El Kurdistán es la nación sin Estado mas grande del mundo. Sus treinta y cinco millones de almas viven divididos entre Turquía, Siria, Irak e Irán, así como en los países que han tenido a bien darles refugio. Estos comprenden lugares tan dispares como Suecia, Australia o Grecia, y en ellos “la causa kurda” se ha hecho eco, cuando no hermana, de otras luchas y resistencias. Gracias a esa diáspora, el PKK se ha convertido en una poderosa organización política y armada, con muchas ramificaciones, frentes y, sobre todo, militantes, los cuales experimentaron cinco años de inactividad a partir de 1999, cuando los servicios de inteligencia de varios Estados arrestaron a su líder Abdullah Ocalan, quien es hoy el único preso de una isla-cárcel en el mar de Mármara (Turquía).
Los tomates, las lentejas, el queso y el pan componen la dieta del guerrillero

La Anatolia turca, o lo que sus lugareños definirían como Kurdistán norte, se sitúa al Este del país y hace frontera con Siria, Irak e Irán. Conseguir aquí un permiso oficial para acudir a sus montañas con el ánimo de documentar el conflicto es prácticamente imposible, por lo que se hace mucho mas fácil llegar a éstas a través del vecino Irak. La frontera, atestada de camiones en busca de gasolina barata, es el escenario de un tedioso proceso que nunca ha convencido a los kurdos, acostumbrados a saltársela (siempre que la carga o la salud lo permita) por los senderos de sus montañas.

Actualmente, el Kurdistán Sur, sumergido en la inestable República de Irak, está encumbrado por la OTAN y dirigido por dos líderes casi dinásticos: Barzani en su mitad Oeste y Talabani en su mitad Este. Como premio a su fidelidad servida antes, durante y después de la ocupación de Irak, los kurdos del Estado mesopotámico han conseguido pasar de la clandestinidad a liderar el Gobierno de Bagdad con el empresario y político Jalal Talabani como presidente de un Estado que hasta hace bien poco los exterminaba. Pero a los militantes del PKK que habitan en las montañas que dividen ambas realidades de poco les sirven los progresos acaecidos en el sur. “Son unos corruptos”, se apunta entre sus filas.

CAMPAMENTOS DEL PKK

Sin carreteras bien asfaltadas, ni vías de acceso que contribuyan a romper su estratégico aislamiento, las nieves del duro invierno y el sol del ardiente verano son los únicos elementos externos con verdadero poder para ocupar las montañas Kandil, histórico resguardo de las insurgencias kurdas.
Desde sus cumbres se observa la accidentada amplitud del Kurdistán, su país prohibido. Hacia el sur, se distingue Irak, el Kurdistán bueno, aquel que es bien visto por los europeos y norteamericanos, “con guerrillas democráticas defendiendo a un pueblo oprimido”, como las definieron George Bush y José María Aznar antes de su catastrófica invasión; y hacia el norte, Turquía, el Kurdistán malo, “con los terroristas del PKK asesinando sin motivo”, como acusaron esos mismos mandatarios que acudieron al Kurdistán Sur “para liberarlos de la represión”.
La vida de una guerrillera no se parece en nada a la que refleja la industria cinematográfica

En la altitud de los campamentos del PKK todos los guerrilleros guardan una historia. A más edad que tengan éstos, más sangrante se revela el relato. “Pero eso no significa que los jóvenes ya no sufran la violencia”, afirma Eyub, un curtido combatiente con mas de diez años en las montañas. “Yo llegué de una aldea cercana a Hakkari. El Ejército turco entró disparando en medio de la noche. Buscaban sobre todo a los jóvenes”. Para él se trataba claramente de una operación de limpieza étnica financiada por Washington, que hizo de Turquía el mayor receptor de armamento made in USA de todos los años noventa.
“Ustedes nunca lo escucharon, pero sucedió”. En los años 80 y 90, Estambul estaba lleno de corresponsales y embajadores occidentales. Sin embargo, fueron muy pocos los que pusieron el grito en el cielo por la feroz violencia desatada contra los civiles kurdos. Hoy es el día que es fácil encontrar no familias, sino barrios enteros habitados por campesinos kurdos que abandonaron sus casas, rumbo a la ciudad, debido a la impune militarización del Este. “Los militares nos obligaron a decir que huimos por el PKK. Dejé mi casa llorando, pero tuve la fortuna de sobrevivir, no todos pueden decir lo mismo”.
Al otro lado de la frontera, en el Kurdistán Sur, Saddam Hussein llevó a cabo un proceso aún mas crudo, la operación Anfal, denunciada y repetida ad nauseam por todos los grandes Gobiernos y medios de comunicación. Sin embargo, las similares matanzas cometidas por el despótico amigo turco nunca gozaron de tanta publicidad; el octogenario Bush padre despachó el asunto con un “son problemas internos de la lucha contra el terrorismo”. Y así continúa hasta el día de hoy.

LA RUTINA GUERRILLERA

A las seis de la mañana todas las milicias están ya preparadas. Las baterías de la radio se reparten, como los mensajes y correos que han de ser entregados de un puesto a otro. Los tomates, las lentejas, el queso y el pan componen la dieta del guerrillero. “La comida no es de lujo, pero no está mal. Somos el granero de Oriente Medio”, explica Baksi mientras sorbe los restos de té derramados sobre un platillo. No sólo tienen tierra fértil, sino “agua en abundancia”, advierte el miliciano. “Un bien maldito en el conflictivo Oriente Medio”, en alusión a los altos del Golán ocupados por Israel, al Éufrates en la vecina Siria y el Tigris en sus propias montañas.
La vida guerrillera no tiene nada que ver con la reflejada por la industria cinematográfica. Los días transcurren en relativa calma y se combate uno de cada cien. Hay tiempo para la lectura y la amistad, la reflexión y el debate. “No lo hay para el amor, al menos no como pareja”. Ese tipo de relaciones están prohibidas en la montaña, “pues una no se hace del PKK para buscar novio”, sostiene Leyla. Preguntarles sobre las acusaciones de “terrorismo” les causa pena, indignación o, a veces, risa. “¿Me ves a mí como terrorista? ¿Estamos planeando matar niños?”. Y lamenta. “A lo suyo lo llaman guerra; a lo nuestro, terrorismo”.
El camarada Kalkan dice que con Turquía sólo hay dos opciones: luchar o rendirse

De pronto, un vehículo todo terreno se acerca hacia el grupo de milicianos. “Es el camarada Kalkan, uno de nuestros fundadores. Serás afortunado por hablar con él”. Duran Kalkan es una figura prominente del PKK, que guarda la particularidad de ser turco y no kurdo. Pasó años encarcelado en Alemania y considera que “la causa kurda, como es justa, es de todos”. Sus subordinados le reciben con respeto pero sin alabanzas. Si bien el PKK abandonó el marxismo-leninismo por un socialismo científico, el trato de igualdad entre rafiqs (camaradas) se mantiene intacto, y no es exagerado afirmar que entre todos se percibe un gran afecto.

CONVERSACIÓN CON UN “HISTÓRICO”

Sentado bajo un árbol, deshojando flores y bebiendo limonadas, el decano Kalkan agradece el interés mostrado por su lucha. “Es importante que los europeos, la gente corriente me refiero, no os dejéis engañar. Ponen una televisión en kurdo o dicen que quieren abrir vías para la paz mientras siguen encarcelando a civiles y matando niños a culatazos”. Uno de los problemas para organizaciones acusadas de “terrorismo”, como es el caso del PKK, es el aislamiento y su consecuente incomunicación. En una consulta rápida a Internet, cualquier usuario encontrará 35.000 muertes asociadas directamente a la actividad del PKK, “como soslayando que una guerra es cosa de dos”. Para el viejo comandante, “cuando se trata de Turquía solo hay dos opciones: o luchar o rendirte. Es triste, pero es así”, dice, y recuerda que no dejarán las armas hasta que puedan ejercer su derecho a la autodeterminación, con la novedad de que ahora parece bastarles “con una buena autonomía”.
Al PKK no le ha temblado el pulso a la hora de llevar a cabo su “guerra irregular”

Por un momento parece escucharse un avión. “Es habitual, sobre todo de noche. Tecnología de EEUU en manos turcas” y prosigue: “En realidad, todo lo que ahora hace Turquía, como lo de evitar aplastar al nuevo partido pro kurdo de manera obvia, tiene como fondo los corredores energéticos que vienen del Cáucaso. Eso es lo que le interesa a la OTAN, que no les demos problemas con sus recursos”. Para Kalkan, eso está directamente ligado al proceso de apertura “que Turquía pretende vender mientras el nuevo partido kurdo, aún legal en Turquía, DTP (Partido de la Sociedad Democrática), ya lleva casi 500 afiliados apresados”. Y lo cierto es que abundan los periodistas arrestados, activistas pro derechos humanos encarcelados y, por supuesto, políticos sometidos a la más severa represión policial y judicial.
Pero no sólo la Policía y el Ejército turco, que es a opinión de muchos quien gobierna en Ankara, han cometido abusos. Al PKK no le ha temblado el pulso a la hora de llevar a cabo su desigual guerra irregular. Profesores pro turcos, políticos “del sistema” y, por supuesto, los paramilitares kurdos a sueldo de Ankara han sido víctimas, entre otros, de frecuentes ejecuciones sumarias. “Eso sí, yo le advierto de que de esas bombas que de vez en cuando nos achacan no somos culpables. Los turcos son artistas en la guerra sucia. Mire usted lo de Olof Palme o el Papa Juan Pablo II…”.
Ha pasado el tiempo y es hora de retirarse. Las visitas a los campamentos del PKK cada vez son más breves. “Por seguridad”. Duran Kalkan se despide no sin antes lanzar una reflexión, emocional como es la propaganda e implacable como la lógica de los hechos. “Antes de marcharte quiero que comprendas algo. No fue Turquía quien voluntariamente dijo tenéis derecho a leer y escribir en kurdo, tampoco la UE, fuimos nosotros. Piensa en ello”.