ARGENTINA: Se debe evitar una "oligarquía" en las telecomunicaciones


Por Juan de Dios Romero (*)

Buenos Aires, 15/01/10.- En términos de “mercado” los indicadores dicen que dos empresas dominan el 89 % del mismo en Argentina, esto se ha publicitado en informes oficiales respecto a indicadores que se obtienen en la Comisión Nacional de Comunicaciones, organismo que periódicamente los distribuye.
Se trata de los denominados prestadores “históricos”, Telecom y Telefónica.
Entre ellas una esta gestionando para controlar a la otra desde el exterior; el mecanismo del control se puede construir mediante la articulación de las decisiones de gestión e implican monopolizar lo que finalmente se hace en otro lugar, ese otro lugar es Argentina.
Las autoridades promovieron sanciones sobre tales intentos y sus resultados. Lo que está en discusión es que una de las operadoras, que lo es a nivel mundial, puede tener el control de la otra sin importar lo que Argentina necesite o decida.
Estas articulaciones en el exterior están en un marco que hace al poder de las naciones, las empresas, deslocalización de recursos de todo tipo, la independencia tecnológica, el comercio y la producción y venta de equipos y servicios, la publicidad, la creación de contenidos y de percepciones en la gente y la dirección, sentido, ritmo y densidad de las corrientes del consumo. En todo el mundo, aunque nos fastidie, esta es la verdad.
En este marco, las telecomunicaciones constituyen la red nodal neurológica y neuronal cuyo dominio posibilita el control del centro nervioso de un país, de un área de negocios, de una región o hasta de un gobierno o quizás parte de su sistema de inteligencia. Este es realmente parte del problema que se esta enfrentando en Argentina.
Es en el seno de esa red donde se instala la moda, la voz y la imagen de la venta de la tecnología, los nuevos modelos para consumir, las características de las edades tecnológica de lo que se ingresa al sistema del tráfico jurídico – comercial es solo explicado por sus vendedores, lo que no está mal y es esperable.
Lo que falta es una voz pública neutral en el negocio y que exponga que es lo útil o inútil en Argentina en la creación de su propia riqueza.- Así como el INTI opina sobre tecnología, alguien debería opinar sobre lo que ingresa al mercado masivo minorista, respecto a las cualidades y defectos del producto, que siempre será seguido por otro.
Cuando se institucionalizó la privatización de los servicios de telefonía, accedieron simultáneamente también al titulo de la licencia de prestadores, 289 licenciatarios que ya existían en Argentina, tratándose de entidades cooperativas y otro tipo de asociaciones vinculadas a municipios, estas operadoras en la normativa se denominan OI (Operadores Independientes) y a la fecha controlan el 5 % del mercado.
Las prestadoras que ingresaron como licenciatarias luego del período que se denominó de “exclusividad”, son 108 nuevas empresas, que hasta la fecha dominan el 6% del mercado.
En síntesis, 397 licenciatarios se ocupan del 11 % del mercado, y las autoridades están sancionando conductas que entre ellas controlan con solo dos licenciatarias el 89 % del mercado de Argentina y, además pujan por ser solo una la que ejerza tal monopolio.
En nuestro país son tres los niveles competentes en la materia, técnicamente denominados Autoridad Regulatoria, Autoridad de Aplicación y Autoridad de Control, las que entienden además en materia postal, espectro de frecuencias de radio y sus cuadros de atribución de servicios y participan en los organismos mundiales en que se elaboran los reglamentos, la UIT es el centro de gravedad del tema, más otros organismo de enorme importancia, la Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización Internacional de la Aviación Civil (OACI-Quebec) y la Organización Marítima Internacional (OMI-Londres).
También estas tres Autoridades tiene competencia en lo que hace a más de 15 tipos de servicios (tierra- tierra; tierra-aire; aire-aire) y política satelital.
Este es el cuadro sintético de la situación, lo central, por ejemplo, sería definir en el seno de los poderes del estado cuales serían las políticas regulatorias que, por ejemplo, lleven a modificar las condiciones de posición de mercado dominante, de forma tal que se pueda dar un camino factible para que en el curso de la próxima década ese 11 % se convierta al menos en un 33 %.
Tengo la certeza que hay materia de un núcleo básico para arribar a este tipo de objetivo y, es posible en un semestre, construir las propuestas y las alternativas para un nuevo marco regulatorio con el propósito que he indicado.
(*) Técnico, abogado y analista en temas de inteligencia estratégica especializado en Telecomunicaciones actividad que desarrolla hace 50 años, y actualmente, se desempeña – desde hace 11 años – en la Comisión Nacional de Comunicaciones.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s