URUGUAY: Mujica promueve reconciliación de la sociedad con sus Fuerzas Armadas


En un mensaje que lo presenta como un conductor dispuesto a transitar por caminos inesperados, especialmente para algunos de sus mismos votantes, el presidente Mujica dio ayer un paso más en busca de la ansiada reconciliación nacional. Lo hizo en la base de la Fuerza Aérea en Santa Bernardina, donde se dirigió a los “soldados de mi patria” para invitarlos a dar su aporte a los grandes proyectos nacionales y propiciar una reconciliación con la sociedad. El gesto es polémico para algunos, pero seguramente el mandatario ganó el respaldo de muchos de los que en este país, desde cualquier posición ideológica, aspiran a vivir con las miras en el futuro y embanderados en proyectos de progreso que sean comunes a todos.
Al día siguiente de la transmisión del mando, y a la luz de lo expresado en su discurso ante la Asamblea General, estas columnas arriesgaron que José Mujica tenía la gran oportunidad de completar el proceso de reconciliación nacional tras los duros enfrentamientos de las décadas de 1960 y 1970. Su mensaje de Santa Bernardina, dirigido en la antevíspera a todos los integrantes de las Fuerzas Armadas -“soldados de mi patria”, los llamó- confirman que el presidente está firmemente comprometido con una meta que debiera ser la de todos los uruguayos.
Desde la instalación del primer gobierno democrático, tras once años de autoritarismo, en marzo de 1985, Uruguay ha vivido en paz. Pero sólo en el sentido de que la violencia armada dejó de ser una herramienta política, porque viejos enfrentamientos siguieron separando a la sociedad.
Desde la reinstauración de la democracia se han hecho grandes esfuerzos para reparar todo lo reparable entre las injusticias que aquellos tiempos depararon a tantos uruguayos. Se recompusieron miles de carreras de funcionarios destituidos, se apoyó el retorno de quienes emigraron por razones políticas, se ha indemnizado a muchas de las víctimas de las más graves arbitrariedades. Pasos valiosos que no terminaron de restañar todas las heridas que se habían abierto desde 1964.
Y es así porque no todo era reparable. Y no obstante el esfuerzo por recomponer la convivencia entre los uruguayos, quedaron heridas abiertas. Divisiones a partir de las cuales muchas de las energías de la sociedad se gastan, sin que ya exista la posibilidad de reconstruir nada en la revisión del pasado, en lugar de comprometerse con las metas de un futuro que debiera convocar a todos. Esas distancias residen más que nada en los sentimientos de la gente. Es lo que ha advertido Mujica, abriendo nada menos que con las Fuerzas Armadas una instancia de acercamiento que habla de una actitud personal generosa -fue durante muchos años prisionero en cuarteles, en condiciones peor que ingratas- y de la lucidez de un verdadero estadista, que advierte que la reunión de los uruguayos es el mejor legado que puede hacerle a su patria un viejo guerrillero que alcanzó el poder por la fuerza de la voluntad popular, y no por la de las armas.
No se trata de una tarea fácil. Muy por el contrario, ya se advierte que el mandatario encontrará las más enconadas resistencias a este verdadero cambio dentro de las filas de su propio partido. En cuyo seno ya se manifestaron -por ejemplo- oposiciones radicales al insinuado propósito de que los militares hoy presos por los desbordes de la dictadura pasen a situación de arresto domiciliario.
También es cierto que José Mujica puede propiciar mejor que nadie esa reconciliación entre los uruguayos. Es antes que nada un gran comunicador. Y cuenta, sumados sus años de guerrilla y sus muchas cicatrices de bala, con una autoridad que nadie puede disputarle en el ámbito de la izquierda. No hay quien puede levantarse en su partido para acusarle de connivencias espurias ni de complicidades dudosas: si Mujica piensa que lo mejor para el país es sacar de la cárcel a los viejos represores o reconciliar a la sociedad con los integrantes de las Fuerzas Armadas, es porque Mujica está convencido y porque le quiere hacer un favor al futuro de todos. Sería muy fácil imaginarse otros escenarios menos polémicos para con buena parte de la gente que lo votó. Y muy difícil pergeñar alguna iniciativa más importante para el futuro del país.
Ni un gesto que lo aproxime más a quienes no lo votaron y aspiran, desde hace muchos años, a vivir mirando el futuro y no las salpicaduras de escraches y descalificaciones que agotan a la sociedad y anulan sus energías.
Ayer el presidente Mujica señaló que su consigna es “gritar patria para todos y con todos”, señalando que deseaba “caminar con todos”. Descontó, además, que le van a “pegar tirios y troyanos”, subrayando la necesidad de “salir de la trampa del dolor. No quiero que los de hoy se antagonicen por el ayer”.
Advirtiendo, como se señalaba líneas arriba, que las distancias de hoy residen en el plano de los sentimientos, señaló incluso una estrategia para la reconciliación de la sociedad con las Fuerzas Armadas. “Esto no funciona por orden del mando”, dijo. “No hay otro camino posible, en mi humilde opinión, que la lenta persuasión por la vía de los hechos. Hay que no cansarse nunca de servir noblemente a nuestro pueblo para que esto nos termine haciendo parte afectiva de su yo”. Y así invitó a los integrantes de las Fuerzas Armadas a participar de los grandes esfuerzos nacionales, y en especial en la lucha contra la pobreza.
En un párrafo que conviene citar dijo que “hay un algo mayor que es causa común, que nos envuelve a todos, algo así como una gigantesca bandera que nos abriga y nos compromete, una especie de ‘nosotros’ anónimo, que más que actuar como un legado del pasado es una afirmación hacia el porvenir. Es el sueño, en definitiva, de que nuestros hijos sean mejores que nosotros”. Que así sea, señor presidente.

FUENTE:http://www.ultimasnoticias.com.uy/editoriales/ed180310E1.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s