PERU: ACERCA DEL BALANCE DE LA GUERRA INTERNA Y SU SOLUCIÓN


“Sobre todo los jefes deberán instruirse cada vez más en
todas las cuestiones teóricas, desembarazarse cada vez más de
la influencia de la fraseología tradicional, propia
de la vieja concepción del mundo, y tener presente que el
socialismo desde que se ha hecho ciencia, exige que
se le trate como tal, es decir, que se le estudie”.
( D e l P r e f a c i o d e E n g e l s d e 1 8 7 5 a
L a g u e r r a c a m p e s i n a e n A l e m a n i a )

Desbloquear. Esa es la palabra de urgencia. El Dr. Abimael Guzmán y su compañera Elena Iparraguirre acaban de hacer una exitosa huelga de hambre para que no se les bloquee sus derechos, entre ellos la legítima y persistente aspiración que tienen a que el amor que se prodigan, y que ha superado tantas pruebas en tantos años de prisión, aun aislados entre sí, quede estampado legalmente en matrimonio; ahora que los divorcios injustificados, que se verifican en tantas esferas de la vida, contribuyen a hacer de nuestra sociedad un zafarrancho.

     Pero, ¿lo del balance no hay que desbloquearlo? Los zafarranchos existen porque no hay cabales balances. Y el Dr. Guzmán tiene que estar innovando formas de lucha para contrarrestar en algo el aislamiento que le impide asumir esta y las otras tareas que son su razón de ser. Véase al respecto la importante comunicación de la profesora Elena Yparraguirre que publicamos en esta edición. Con todo, nosotros apuntamos en esta dirección: Hay que desbloquear las carreteras de los cerebros dogmatoempiristas para que se hagan los balances. Claro que dogmáticos hay de todos los colores. Rígidos, fanáticos, ultras… hay en todos los ámbitos y en torno de cada problema. Los corruptos son dogmáticos del bolsillo (y no sólo es el caso de Del Castillo). Sobre La Católica se ciernen ahora las garras del dogmatismo del Opus Dei (Cipriani y Rey Rey). Los dogmáticos que se creen del cogollo siempre quieren ver a los críticos en el hoyo. Y el gran crítico de nuestros tiempos se llama Abimael Guzmán. No conforme con las armas de la crítica, mientras otros se iban por las ramas, él ejerció la crítica de las armas. Y eso durante doce años, pero ya van siendo dieciocho los que va pasando preso y aún se le responsabiliza de todos los daños. A él y obsesivamente a él, sañudamente a él, sea por hacer la guerra o sea por hacer la paz. Pero ya que nos visitan algunas rimas, luego hablaremos de Rimariyña Warmi, una revista interesante. Servirá, entre otras cosas, de metodología para toda la senderología. Y lo mismo decimos de HATUN WILLAKUY, informe en que la CVR pretende usar al PCP como si fuera un cuy. 

     Porque todo balance exige ser asediado a punta de método y sentido de proporción. Para no hablar de objetividad y honradez. Eso sí, queremos remarcar que, como siempre, sólo nos referiremos a materiales públicos, a cosas conocidas y documentadas, sobre todo del presente. Porque creemos que el presente es la gran pista. Los más graves errores no son los que se cometieron en el pasado, sino los que se cometen ahora. Para avanzar en el balance, entonces, no se requiere del método del carbono 14. Suficiente con enfocar bien el presente. Y todos, obviamente el Estado, pero especialmente la izquierda en todas sus vertientes, debemos estar comprendidos en el balance de los últimos decenios y la guerra interna.

    Qué pensar, por ejemplo, de que el camarada Artemio ya son abundantes las veces que les ha tocado la puerta a las gentes con poder solicitando un canal orgánico, un canal para interactuar en función de una solución política. Un canal para que el Dr. Guzmán pueda dialogar con el Estado. Siendo que las gentes con poder, las jerarquías, las burocracias, incluso los orientadores de opinión, han respondido con portazos. Han hecho como que no oyen, se han dado por no enterados. Tan campantes con su pestilente fraseología tradicional. Pero todo tiene un límite. Claro que, andando el tiempo y según los vientos, pero sobre todo mientras sea posible el concurso de alguien con autoridad, se suele salir con que no es política de arriba el enconar más a nuestra sociedad. Que son responsabilidades individuales eso de patear y despatear el tablero, según bailemos o no con la música que ellos ponen. A los de arriba se les chorrea la viveza criolla. Todo esto se corrobora con el libro de Montesinos sobre las rondas de conversaciones con el Dr. Guzmán. Y no hay misterio alguno. El fondo de que aún no se dé una solución política con el PCP es un temor a su pensamiento. Es un problema con la libertad de pensamiento. Los débiles en política son los que rompen las posibilidades de entendimiento (y encima, aparte de negarlo, dicen que “no nos hemos enzarzado en debates y debates… se ha centrado en llevar la lucha a la práctica”, como si no supiésemos que las gentes del cogollo cuando actúan lo hacen a remolque, es decir, como subproducto de lo que hace alguien con autoridad o los de abajo). Así lo hicieron también en el pasado, luego se reciclaron. La línea política lo decide todo, esta es una primera herramienta con la que nos abrimos camino en lo del balance. El resto es pampa. Y si no, recordemos a los que se orientaron a punta de política ante la conmoción de 1993.

     Segundo criterio, de cara al debate con las izquierdas distintas al PCP: Las publicaciones y, de suyo, el accionar de quienes dicen defender al Dr. Guzmán con frecuencia son distintos. Rimariyña Warmi, por ejemplo, tiene un contenido crítico respecto a VÓRTICE, como lo ha evidenciado, aunque sin nombrarnos, en su último número, sobre todo al hablar del aborto. Crítica que, por supuesto, saludamos efusivamente porque eso lleva, entre otras cosas, a lo que Engels señala en el epígrafe del presente editorial, a saber, a estudiar la ideología. A lo que vamos: Si existe divergencias entre discípulos, también las puede haber entre los discípulos respecto al maestro. Los extravíos en los que pueda incurrir VÓRTICE o Rimariyña Warmi, o los dos, no pueden ser imputados al Dr. Guzmán salvo se demuestre que él los fomenta o los avala expresamente. Veamos aquí el Especial de esta edición referido a lo que decía el Dr. Guzmán en los 80s sobre la lucha de dos líneas.  Liguemos esto a la p. 146 del libro De puño y letra, donde su autor subraya su política contra los excesos y se tendrá un buen criterio analítico. Más si lo relacionamos con la p. 85 de El pez fuera del agua, que podemos usar para corroborar lo que dijo el Dr. Guzmán sobre la revolución cultural. Por lo demás, saben de esto quienes saben lo que es la labor de formar cuadros.

     Tercera premisa o herramienta para el balance: Cuando en un tema candente, los propios contrarios al Dr. Guzmán comienzan a contradecirse entre sí mismos, es que la verdad está saliendo a flote. Es el caso de la propuesta de acuerdo de paz, sobre la que Carlos Tapia dijo en el 2004 en la QUEHACER 148: “Considero que Vladimiro Montesinos negoció pésimo con Guzmán. Negoció terminar las acciones armadas y le dejó el partido a Guzmán. Y ahora Guzmán ya ha determinado que Osmán Morote y María Pantoja sean sus sucesores. Y tienen páginas en internet y están discutiendo aspectos de la globalización. Nadie se preocupa de lo que está haciendo Sendero política e ideológicamente. Ese Sendero ideológico es el que tiene capacidad de reproducirse”. Esto, más todo lo comprobado en los últimos años e, incluso, el reciente libro de Montesinos, desmienten la odiosidad personal que despeñó al mencionado informe de la CVR, p. 188, así como a El pez fuera del agua, p. 99, respecto de dichas negociaciones. Odiosidad personal que, remarcamos al rojo vivo, lleva a que los supuestos pacifistas zahieran al Dr. Guzmán, incluso, por plantear la paz.

     Cuarta herramienta, estadísticas: ¿Qué expresa el hecho de que todos los datos consignen a las fuerzas del orden como casi los únicos responsables de las violaciones durante la guerra interna? Expresa dónde estuvo, entre unos y otros, el móvil político. Por eso la derecha se escaldó tanto con La teta asustada. Por otro lado, cuántas guerras perdidas han sufrido en nuestro país las causas justas simplemente por falta de firmeza y consecuencia. Es, entonces, explicable que surgiese una organización implacable como el PCP. Más aún teniendo en cuenta la vieja maña de jugar a la guerra y luego presentarse a elecciones sin haberlo dado todo. Por lo demás, el andahuaylazo, el baguazo, etc., confirman que estas no son cosa de un individuo. Ahora, ¿fue que los militantes de la izquierda legal se pasaban al PCP, o los del PCP se pasaban a la izquierda legal, y por qué? ¿Cuántos muertos ha habido en la guerra interna desde que el Dr. Guzmán propuso la paz, y sobre quiénes recae la responsabilidad? Estadísticas como estas no se hacen y menos se les enfoca adecuadamente, y debemos estar vigilantes de que siquiera algo de esto se reconozca en el Museo o Lugar de la Memoria, pues tampoco corresponde el abstencionismo.

     Quinta herramienta, Nepal: ¿Qué corrientes políticas han entorpecido el proceso de dicho país luego de que los maoístas, atendiendo el clamor por parar los costos humanos, cesaron la guerra popular mediante un acuerdo de paz? El revisionismo, en colusión con los monarquistas que se oponen a cumplir lo estipulado en el acuerdo de paz hundiendo al país en situación aciaga. Allá los que no tuvieron en cuenta para nada el peligro del revisionismo y los riesgos de ese proceso de paz, pero también los que no denunciaron nada de esto, absteniéndose de su uso táctico, siendo que encaja como anillo al dedo para, por lo menos, un esclarecimiento de cara a la opinión pública. Piénsese simplemente en cómo ningún medio quiso publicar la entrevista que le hizo el c. Letts al cc.  Prachanda.

     Pero basta de herramientitas, que acaso sean mal comprendidas por las criaturas dogmatoempiristas. De seguro que ni tan siquiera quisieran que tratemos estas cosas. Como no saben hacer, no quieren que otros hagan. Para así todos oscilar del chupón al chiche y del chiche al chupón. Y terminar viendo como parte del pueblo a Yehude Simon. Pero felizmente el debate es ya indetenible. Véase, ligado a esto, una secuencia: cómo rematamos nuestra analogía sobre el geocentrismo y el egocentrismo en Ciencia. A propósito, así se refiere Rimariyña Warmi en la p. 10 se su última edición a lo que en Ciencia dijimos sobre el aborto y el anticonceptivo oral de emergencia: “Hay quienes han comentado el debate sobre el aborto y el AOE centrando en criticar la presión de la Iglesia, y defendiendo la necesidad de un Estado laico… Sin embargo, pensamos que culpar a la Iglesia en estos temas específicos –aunque esté identificado ese sector- es eximir de responsabilidad al Estado y su actual gobierno, pues es el gobierno aprista, y específicamente el Ejecutivo, el que está usando esas posiciones para actuar tras ellas…”. No vamos a hablar de que estando aún fresca la tinta de esta afirmación ya la realidad la estaba desmintiendo, no, veamos la raíz mecanicista y dogmática. Sucede que, lejos de enmendar una crítica injusta que se hizo a nuestro editorial 16, en el sentido de que eximíamos al gobierno de responsabilidad, cosa que bien clara la pusimos en dicho editorial, lejos de enmendar esa crítica, reiteramos, la jalan como chicle o como elástico para aplicarla donde, peor, tampoco corresponde. Así, pues, estimados lectores, jóvenes y no tan jóvenes; así como las masas desbloquean su camino en sus luchas contra el gobierno, así debemos hacer todos los desbloqueos que la situación nos exige. A eso sirve la edición 21 de VÓRTICE. Y en el próximo número, nuestros lineamientos para la gran reforma educativa que nuestro país requiere. Servirá a desatar  toda la potencia, principalmente de la juventud, que ha de barrer todas las compuertas que impiden la libertad y el avance. ¡Cálidos saludos, clase proletaria, por tu Día!

CENTRO DE INVESTIGACIÓN UNIVERSITARIA QANTU – UNFV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s