PERU: Puno paraliza, pero gobierno firma convenio energético con Brasil


No a hidroeléctrica

La paralización convocada por diversos gremios para el 17 y 18 de junio se cumplió con regular participación de la población puneña. La protesta en rechazo a la construcción de la hidroeléctrica de Inambari, coincidió con el paro macro regional del sur, convocado en contra de la exportación del gas de Camisea, que se acató en Cusco y Arequipa.

Puente. Paso fue interrumpido en vía que une Puno, Cusco y Madre de Dios.

Las organizaciones gremiales de toda la región habían llegado a un acuerdo que los dirigentes se comprometieron a transmitir a sus bases: "se acata el paro de 48 horas". Pero la paralización no tuvo la fuerza esperada.

El jueves 17 de junio, en las principales ciudades de la región, no hubo servicio de transporte urbano y las vías de acceso fueron bloqueadas sólo en algunos puntos. Además, no se desarrolló actividades comerciales.

Esta imagen no se repetiría el día posterior. El viernes 18 de junio, las actividades se desarrollaron con normalidad, salvo por algunas movilizaciones y piquetes de protestantes en la salida de cada ciudad. El transporte fluyó con cierta restricción.

A medias

En la ciudad de Puno, las instituciones públicas cerraron sus puertas, la atención a los usuarios fue suspendida en su totalidad. Mientras que en las instituciones educativas, no se dictaron clases, debido a una orden expresa del Director Regional de Educación, Germán Condori Quiñones, que consideró la suspensión de labores para "salvaguardar la seguridad de los estudiantes". Además, en respaldo a los principales reclamos que motivaron la paralización.

El jefe de la Décimo Segunda Dirección Territorial de la Policía Nacional, general PNP Javier Sanguinetti Smit, evaluó el desarrollo de esta paralización, señalando que no ocurrieron hechos que pudieran poner en peligro la integridad de las personas o de la propiedad pública o privada. "El paro fue pacífico", señaló.

Varados

Las provincias donde esta paralización tuvo mayor repercusión fueron Melgar y Carabaya. En ambas, el bloqueo de carreteras mantuvo en zozobra a decenas de pasajeros de buses y camiones de carga. En Melgar, los pobladores no permitieron el tránsito de los vehículos provenientes de Cusco.

Protesta. Quemaron monigote de García y anunciaron huelga indefinida.

En Carabaya, provincia directamente afectada por el controversial proyecto hidroeléctrico del Inambari, los pobladores mantuvieron cerrada la carretera Interoceánica que conecta a la región Puno con Madre de Dios. Cientos de buses y vehículos de carga pesada fueron detenidos en su avance. También en la localidad de San Gabán se habrían producido algunos incidentes entre pasajeros, choferes y la población de esa localidad. No se llegaron a producir mayores enfrentamientos.

En Inambari

Al menos cinco mil pobladores de la cuenca del Inambari tomaron durante los dos días de paralización el puente que lleva el mismo nombre y que interconecta las regiones Puno, Cusco y Madre de Dios. Liderados por el Comité de Defensa, no permitieron el paso de ninguna unidad móvil. El piquete estuvo conformado por pobladores de los centros poblados de Loromayo, Lechemayo, Puerto Manoa, San Gabán (de la región Puno) de Huaypete, Puerto Maldonado y otras localidades de la región Madre de Dios.

Los ánimos de los pobladores se enardecieron al conocerse que el Estado peruano habría concretado el acuerdo de integración energética con Brasil, en el que se halla implícito el cuestionado proyecto, además de otras cuatro centrales hidroeléctricas en el país. El presidente de Egasur, Evandro Miguel, tras la firma del convenio el 16 de junio, declaró que "la interconexión y suministro al mercado brasilero procedería, en tanto el Perú no necesite toda la energía que Inambari produzca".

Según el documento suscrito, el Estado peruano será quien determine, según la proyección de sus necesidades, el destino de la energía que produzcan las centrales hidroeléctricas construidas en el marco del referido acuerdo. "La firma del acuerdo no tiene como consecuencia la construcción del proyecto Inambari. Como todo proyecto en el Perú, Inambari debe cumplir con todo el reglamento para que sea emitida la concesión definitiva", añadió Evandro Miguel,

Hidroeléctrica

El mega proyecto del Inambari precisa la construcción de una central hidroeléctrica que llegaría a generar 2 mil 200 megavatios (Mw), equivalentes al 37,61 por ciento de la actual potencia efectiva del parque eléctrico del Perú (5 mil 848 Mw).

Demandará una inversión superior a los 4 mil millones de dólares, monto que la Empresa de Generación Eléctrica del Sur (Egasur) está dispuesta a invertir en su construcción, que requiere la inundación de 460 kilómetros cuadrados, lo que afecta más de 46 kilómetros de la carretera Interoceánica (tramo III que se halla en ejecución), además de poblados. (Rivana Flores)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s