EEUU: Obama echó a un jefe militar clave


Tras sus fuertes declaraciones a la revista Rolling Stone, el general fue abruptamente relevado de su comandancia durante una confrontación con el presidente en la Oficina Oval que duró sólo treinta minutos. Lo reemplaza el veterano Petraeus.

David Usborne *

Barack Obama despidió anoche a su máximo comandante en Afganistán por una serie de comentarios abiertamente despectivos que el general Stanley McChrystal y algunos de sus asistentes militares le hicieron a una revista sobre la jerarquía civil estadounidense.

El general, cuyo apoyo se vino abajo entre el liderazgo civil y militar, fue abruptamente relevado de su comandancia durante una confrontación con el presidente en la Oficina Oval. Duró sólo 30 minutos y fue seguida inmediatamente por una larga reunión de Obama y su equipo de seguridad nacional sobre Afganistán y Pakistán, sin la presencia del general McChrystal.

La noticia se filtró minutos antes de que Obama hiciera una declaración a la nación en el Jardín de Rosas. El presidente confirmó que estaba nombrando al general David Petraeus para hacerse cargo del comando de la OTAN en Afganistán.
El general Petraeus, que lideró el exitoso aumento de tropas en Irak, en un experto, como el general McChrystal, en operaciones de contrainsurgencia y bien conocido por los aliados.
Con el general Petraeus a su lado, Obama insistió en que su decisión no estaba basada en “ninguna diferencia de política con el general McChrystal ni en una ofensa personal”.
Pero dijo que sus comentarios en la revista Rolling Stone no encuadraban con los criterios de un general de alto rango.
b“Socava el control civil de las fuerzas armadas, que está en el centro de nuestro sistema democrático. Y erosiona la confianza necesaria para que nuestro equipo trabaje en conjunto para lograr nuestros objetivos en Afganistán”, dijo.
“La guerra es más grande que cualquier hombre o mujer, ya sea un civil, un general o un presidente”, añadió Obama en su discurso.
“Por difícil que sea perder al general McChrystal, creo que es la decisión correcta para la seguridad nacional.” El presidente concluyó reconociendo que había sido difícil llegar a tomar la decisión. “Lo hago con gran pena.”
Mientras la elección del general Petraeus, que fue jefe del Comando Central de Estados Unidos y el jefe directo del general McChrystal, provocó elogios de muchos lados, hubo algunas preocupaciones sobre su salud, ya que se había desmayado brevemente mientras daba testimonio sobre las operaciones militares en el Capitolio.
El artículo ofensivo sale mañana. Titulado “El general fugitivo”, está ilustrado con instantáneas tomadas por el general y su personal a figuras políticas, incluyendo al vicepresidente Joe Biden, al presidente y a su enviado especial, Richard Holbrooke.
Un adusto general McChrystal fue visto entrando por una entrada lateral de la Casa Blanca para su encuentro con el presidente. Se dice que Obama estaba furioso cuando vio el perfil, a última hora de la noche del lunes.
En el artículo, el general y sus asistentes son citados como llamando al vicepresidente “Joe Bite-me” (haciendo un juego de palabras con una expresión soez), refiriéndose a Holbrooke como un “animal herido” y sugiriendo que Obama estaba “intimidado” y “desconectado” en las reuniones matinales con las fuerzas armadas para discutir la estrategia para la guerra.
Uno de los asistentes supuestamente afirmó que Obama no sabía quién era el general cuando lo nombró.
También se cita al general Mc Chrystal como diciendo que había sido traicionado por Karl Eikenberry, el embajador estadounidense en Afganistán, que el año pasado cuestionó la sabiduría del aumento de tropas en Afganistán, en un cable que le envió al presidente.
El autor del artículo, Michael Hastings, seguramente provocó más escalofríos en Washington ayer, cuando declaró en una entrevista que había escuchado comentarios mientras preparaba la historia que eran aún más insubordinados, pero que había elegido no publicarlos.
Le tocó al presidente decidir si despedir al general McChrystal o solamente amonestarlo y enviarlo de regreso al teatro de la guerra. El hecho de que Obama actuara rápida y decisivamente puede jugar a favor entre la mayoría del pueblo estadounidense.
El despido del general McChrystal disgustará al presidente afgano, Hamid Karzai, que había declarado su apoyo a él. Señales semejantes se recibieron de Pakistán.
* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s