BOLIVIA: Huelga en Potosí



(AW)Desde hace 16 días hay cortes de caminos y habría 2.000 personas en huelga de hambre en esa región de Bolivia.

La ciudad y departamento de Potosí ya llevan 16 días de bloqueo de caminos y de vías férreas en reclamo de una fabrica de cemento prometida por Evo Morales. Esta protesta comenzó por una cuestión de límites y hoy tiene varias demandas más como la construcción de un aeropuerto para la ciudad de Potosí, para lograr mayor presencia de turistas en la región que permitan, esto dicen los huelguistas que facilita la creación de nuevos empleos y la puesta en marcha del complejo industrial de Karachipamapa, que fuevendido a una trasnacional y aún está sin funcionar.
Sectores de izquierda opositores a Evo denuncian que estas demandas, quieren ser reducidas en su carácter regional y, así, le permiten a sectores de las clases dominantes como cooperativistas acomodados de FEDECOMIN (Federación Departamental de Cooperativas mineras) y COMCIPO (Comité Cívico Potosinista), "regatear algo de la renta nacional". En esta pueblada, donde estos cooperativistas pretenden montarse, también se han venido expresando contradicciones. El presidente de COMCIPO fue apaleado por sectores ligados a la Federación Universitaria Local y la Central Obrera Departamental de Potosí.
El departamento se encuentra aislado. Los hospitales se van quedando sin medicamentos básicos Movilizaciones y cabildos de trabajadores, campesinos, cooperativistas mineros, estudiantes maestros y otros ocupan las calles, los puntos de bloqueos y nutren los más de cien piquetes de huelga de hambre en el que participan cerca de 1200 huelguistas, que se han generalizado por todo el departamento. Residentes potosinos en otras regiones del país, empiezan a trasladar el conflicto organizando más piquetes de huelga y marchas de solidaridad con el departamento. El pasado miércoles 11 de agosto, las comunidades campesinas en los alrededores de San Cristobal -una de los emprendimientos mineros a cielo abierto más importantes del mundo- ocuparon la hidroeléctrica de la empresa y obligaron a la paralización de actividades de la trasnacional japonesa.
"Tengo salteñas sólo de carne, hace tiempo que no hay pollo", se justifica una vendedora de empanadas, con el puesto lleno, a pocos metros de la colonial Plaza de Armas de Potosí. Después de casi dos semanas de paro cívico, la tregua de medio día que permitió abrir mercados, negocios y bancos provocó una avalancha . El bloqueo de caminos no tuvo pausa Una multitud recorría presurosa las calles en busca de comida y garrafas, y centenares hacían cola en cajeros automáticos, desabastecidos en los últimos días por la crisis. Un cordón de mujeres indígenas tejía en plena avenida, evitando que circularan los autos.
Ayer fracasó la reunión entre el gobernador y el gobierno nacional. Algunos trabajadores mostraron indignación en Potosí porque el presidente Evo Morales inauguró una fábrica de cartón en Oruro pero "no quiere responder a las demandas potosinas".
Una guardia de cooperativistas mineros cuida los accesos a la ciudad. Nadie pasa, a excepción de una camioneta que trae el periódico El Potosí , impreso en la vecina Sucre, que permite a este enviado llegar al centro de la revuelta desde el pueblo de Betanzos. A diferencia del resto de los vehículos, a los que apedrean, todos esperan al "diariero", que entrega ejemplares en cada bloqueo como peaje.
Pese a estar sentada sobre todo tipo de minerales, esta región suroccidental es una tierra de éxodo . "Pregunte por acá, todos van y vienen a Argentina", y sin preguntarles algunos contaban sus anécdotas y se quejaban de que en el conurbano bonaerense "hay muchos chorros". Ayer, al joven transportista de pasamontañas le tocaba bloquear la carretera en el turno noche, y esperaba que un acuerdo lo salvara del frío polar. Pero cree que un aeropuerto y varias fábricas -el principal reclamo de la protesta- justifica el sacrificio.
Las negociaciones sobre cómo y dónde negociar parecen trabar las soluciones. El gobernador Félix González fue a negociar a Sucre el tema de límites con Oruro -la otra pata de la pelea- y cumple huelga de hambre, alertó que demasiada intransigencia podría terminar en derrota, como le ocurrió a Sucre cuando pedía "capitalidad o muerte" y al final se quedó sin nada. Y la amenaza de los radicales de cortar la energía eléctrica a los grandes proyectos mineros podría ir por una vía de no retorno.

Fuentes: LOR-CI (Bolivia) y diferentes diarios masivos de Bolivia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s