Carta de prisionero Politico a Alvarez Rodrich sobre la Persecución Política del actual Estado Peruano – PERSPECTIVA INTERNACIONAL


Carta de prisionero Politico a Alvarez Rodrich sobre la Persecución Política del actual Estado Peruano – PERSPECTIVA INTERNACIONAL.

rodrichCanto Grande, sábado 21 de enero del 2012.
¡Buenas noches! Señor, Augusto Álvarez Rodrich.
Le escribo desde mi celda en el Penal Miguel Castro Castro (pabellón. 2A), lugar en el que me encuentro recluido desde hace más de siete años cumpliendo una condena de 20, por el solo hecho de tener una posición política y concepción del mundo diferentes. Es decir, estoy preso por mis ideas. Si es que le parece extraño e increíble de que existan presos por ideas en el Perú, le alcanzo el número de mi expediente (EXP: Nº 01-05 Sala Penal Nacional y RN Nº 1384-07, de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema) para que despeje cualquier duda al respecto.
Resulta grave y preocupante ver que hoy en día se pretenda perseguir, discriminar y proscribir a ciudadanos por razón de ideas, de pensamiento; desconociendo el derecho fundamental que les asiste a estas personas de participar en la vida política de nuestro país conforme a lo establecido en el artículo 35 de nuestra Constitución, norma suprema que rige todo el ordenamiento jurídico del Estado y la sociedad peruana. Cómo no me va a preocupar que se produzcan hechos de esta naturaleza a estas alturas de la historia si se supone que ya hemos superado periodos oscuros que negaban, justamente, la libertad de pensamiento. No es posible. Esta situación me hace recordar a cuando se nos enseñaba en el colegio, o a la lectura de algunos textos de historia, sobre la persecución y muerte a quienes profesaban ideas contrarias a la fe católica. Periodos oscuros de la Edad media, cuando la “Santa Inquisición” no solo encerraba en sus muros por largos años sino, muchas veces, acabó con la vida de grandes hombres de ciencia quemándolos en sus hogueras. ¿Ha leído La gesta del marrano, de Marco Agüinis?
Hoy, ocurre algo similar. Buscan proscribir y perseguir -porque ya están hablando, algunos, de que lo que están manifestando los jóvenes del Movadef en entrevistas es apología al terrorismo- a una agrupación política y a sus miembros por su concepción ideológica: el marxismo-leninismo-maoísmo, pensamiento gonzalo. De esa manera, impedir la inscripción del Movadef como partido político y negar su participación en el proceso electoral peruano. Este impedimento quieren blindarlo mediante un dispositivo “legal”, el cual no resulta ser sino un dispositivo antidemocrático e inconstitucional, contrario al Estado de derecho que el Estado dice defender. ¿Quién va contra la democracia, señor Rodrich? ¿El Movadef o los “democratas” que se oponen a su inscripción?
Otra razón por la cual también le escribo es porque quisiera darle algunas opiniones respecto a su columna de La República, publicada el día de hoy, titulada: PERDON… PERO ¿QUIÉN ES ABIMAEL? Aquí expresa su preocupación por el hecho de que existan tantos jóvenes en el Movadef, y sobre qué hacer con los jóvenes que por ahora no se encuentran comprometidos en la lucha política y no adoptan todavía una posición política frente a ésta. Su preocupación le lleva a buscar culpables, responsables de que las cosas hayan llegado a una situación en la que
muchos jóvenes no sepan nada de lo que vivió nuestro país en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado.
Ud. se pregunta “¿A quién le echamos la culpa de esta expresión clamorosa de ignorancia?” Y se responde: “al sistema educativo”, como primer culpable. No me extenderé en los demás puntos porque sería extenderme demasiado. Bien, ¿será verdad su respuesta? Le pregunto, ¿quién dirige al sistema educativo? ¿No es acaso el Estado quien en su política general educativa establece las líneas directrices del sistema educativo nacional? ¿O es que el sistema educativo funciona solo? No, evidentemente. Nuevamente le pregunto, ¿por qué el Estado no ha querido tratar el tema de la guerra interna en todos estos años y recién hoy, desesperado, quiere hacerlo y de manera parcializada? No lo hizo, porque el Estado peruano tiene principal responsabilidad en la guerra civil que vivió nuestro país: Al ser un Estado enteramente al servicio de las clases y grupos más poderosos del Perú nunca se preocupó por el conjunto de la sociedad, abandonó sus funciones sociales y al pueblo, generando así las condiciones económicas, sociales y políticas para el estallido de una guerra civil que la condujo el PCP (que, dicho sea de paso, ya la terminó hace veinte años). ¿Quién es responsable del hambre, la miseria, la desocupación, la desnutrición crónica, la muerte de niños antes de alcanzar el primer año de edad por falta de alimentos, y de todos los males sociales? ¿Es el PCP? Veamos las cosas objetivamente, si realmente nos preocupa el futuro de nuestro país, y no nos engañemos ni engañemos a otros. El historiador, Dr. José Ragaz, en una entrevista radial (RPP 28.07.06), dijo: “Sendero Luminoso ha sido creo, el mayor fenómeno social del siglo XX en el Perú, no solamente por haber sido un movimiento ideologizado hasta el fanatismo casi, sino también por lo que ha desnudado en la sociedad peruana: una discriminación de las mayorías, un desinterés del Estado hacia gran parte de la población, un ausentismo por parte de las Instituciones públicas (…) frente a Sendero el comportamiento que tuvo el propio Estado, o las Fuerzas Armadas, una vergüenza nacional, desengañó a la gente (…) eso y la hiperinflación llevó que en los noventas el Perú estuvo a punto del colapso con Sendero a las puertas de Lima”. ¿Es verdad o no esta afirmación? Y él no es del PCP ni de Movadef.
Otro punto que quiero agregar. El Estado peruano frente a la subversión aplicó una política genocida, de exterminio total, tanto en el campo como en las ciudades. Ningún militar ha escapado a la aplicación de esta política en la guerra interna. Resulta expresivo lo que afirma el Mayor del Ejército Peruano José Fernandez Savatecci, oficial de inteligencia para más detalles, en su libro Terrorismo y guerra sucia en el Perú, publicado en 1986: “En el Perú se realizan actos de genocidio y etnocidio ante la vista paciente de una clase dirigente atemorizada y un pueblo que radicaliza sus luchas. Huaychao, Uchuraccay, Accoro, Huancaraylla, Pariabamba, Huambo, Huancapi, Andarapa, Aquairo, Chuschi, Pomabamba, Paccha, Vilcashuaman, Pacayacu, Accomarca, Lurigancho, Bellavista, y muchos otros pueblos han dejado de ser lugares geográficos para convertirse en zonas de matanzas peores que la de Hiroshima y Nagasaki, que las hicieron los norteamericanos contra los japoneses, porque son las ejecutadas por gobiernos contra sus propios gobernados, que dicen representar”.
Y estos no son infundios, inventos. Es historia escrita, registrada de aquella época. Y no es justificación, como escuchamos en algunos políticos y periodistas
como la señora Mónica Delta, que eso ocurrió porque el PCP inició la lucha armada y el Estado tenía que defenderse. Pensar así es no ver los hechos sociales con causas y consecuencias, es no verlos como procesos históricos. Desde Grecia sabemos, con el filósofo materialista Leucipo, que “No hay hecho sin causa”, que “Todo tiene un por qué”. Este análisis, sin pretender encontrar una sola verdad o verdad absoluta, es el que falta en este debate que se viene abriendo y ampliando cada día más, sobre todo para examinar las causas. No caigan en un anémico y débil análisis, y solo repitan lo que la derecha, especialmente su facción más retardataria, proclama como verdad incontrastable. La derecha en el Perú, contraria a las reales necesidades del país, del pueblo peruano, se niega a ver el futuro, la perspectiva; cree y sueña que está todavía en los inicios de los noventa y sigue loando al neoliberalismo cuando éste se desinfla y hunde cada vez más a fondo en el mar de sus contradicciones internas.
Finalmente, Señor, el Estado peruano no quiere asumir ninguna responsabilidad sobre su accionar en la guerra interna que vivimos. La historia está ahí y la verdad saldrá inexorablemente. Claro está que no se busca abrir por abrir hechos del pasado, sino que si se quiere tratar sobre lo que pasó, entonces que se vea el problema en su conjunto y no parcialmente. Yo estoy de acuerdo con el Movadef y apoyo la Solución política, amnistía general y la reconciliación nacional y la lucha por los derechos fundamentales del pueblo. Asimismo, me pronuncio enfáticamente en contra de la proscripción política al Movadef y contra la persecución y discriminación por ideas en nuestro país. Hoy empiezan con Movadef mañana será con otros. ¡No a la proscripción política! ¡Por el derecho a la participación política! ¡Por la libertad de pensamiento!
Finalmente, no proponga que se escuche la canción de los NSQ-NSC, Las Torres porque el contenido que tiene fue la justificación que tomó el gobierno de Fujimori para dar el golpe de Estado, golpe con el que Ud., creo, no estuvo de acuerdo. Esa canción la trabajó Raúl Romero con Montesinos en el SIN, ¿lo recuerda?
Me despido de Ud., agradeciéndole infinitamente su atención.
Pedro Alberto León Puma (27)
Preso político
PD: Actualmente soy un jóven de 27 años, fui detenido a los 19 y se me impuso una pena draconiana de 20 años sin tener en cuenta mi minoría de edad relativa como lo establece el art. 22 del Código Penal. Es decir, por razones ideológicas se me aplicó el Derecho Penal del Enemigo.

Anuncios

3 comentarios en “Carta de prisionero Politico a Alvarez Rodrich sobre la Persecución Política del actual Estado Peruano – PERSPECTIVA INTERNACIONAL

  1. En realidad es lamentable que el estado peruano no aplique correctamente un analisis real sobre la guerra interna ocurrida en el pais, sería deplorable no atender las verdaderas causas y consecuencias generadas.
    El prisionero que manifiesta la injusticia de su carcelación,por las ideas que profesa, la CONSTITUCION DEL PERU, expresa la libertad de expresión. de pensamiento, ideas, es abominable su reclusión.
    Entonces es injusto que el JURADO NACIONAL DE ELECCIONES, NO INSCRIBA AL”MOVADEF”COMO PARTIDO POLITICO”,por ideas, de pensamiento, de libre expresión, desde luego está violando LA CONTITUCION DEL PERU, tratemos de serenarnos, y mirar a nuestro pueblo, hace mucho tiempo clama justicia. POR NUESTRO DERECHO A LA PARTICIPACION POLITICA¡ ¡ABAJO LA DISCRIMINACION Y PERSECUSION POR IDEAS! ¡AMNISTIA GENERAL PARA CIVILES, POLICIAS Y MILITARES DE LA GUERRA INTERNA.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s